Una sentencia favorable llegó muy tarde para demandantes

Hace más de una década, nueve parejas costarricenses asumieron una cruzada a favor de la fecundación in vitro (FIV) como su última alternativa para tener hijos. Aunque el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dado a conocer el jueves, llegó a su favor, también llegó demasiado tarde.

Hoy, la mayoría de los matrimonios ya están disueltos y tan solo tres de ellos pudieron tener hijos propios, aplicándose la técnica en el extranjero, en países como Colombia y Estados Unidos.

Menos suerte tuvo Ana Cristina Castillo, quien recibe la noticia con 46 años, expirada su posibilidad de ser madre.

Lo cierto es que los $20.000 de indemnización que le tendrá que pagar el Estado a Castillo, no podrán devolverle el reloj biológico.

“Hemos tenido una cantidad de años para ir procesando el duelo, aceptando que no se pudo tener hijos propios, pero, por otro lado, se encuentran razones importantes para la vida, como esta lucha que dimos”, dijo ayer Castillo, reunida en la Defensoría de los Habitantes para celebrar la noticia con otros demandantes.

“Yo no pude tener hijos, entonces tengo una cantidad de sentimientos encontrados; una gran alegría de que la lucha se logró. Para mí ya no es el momento; sin embargo, decidí continuar por las nuevas generaciones”, agregó.

La imposibilidad de tener hijos también caló en su matrimonio, que se acabó hace ocho años, en medio de frustración y sentimientos de culpa.

Gerardo Mejía y Marcela Leandro, se sumaron a la demanda en el 2009, y ayer aplaudieron la noticia junto con su hijo de tres años y medio, Rubén Gerardo, a quien tuvieron mediante una fertilización realizada en Panamá.

“Yo siempre dije que esto era una inequidad en salud porque no era posible que nos obligaran a irnos a otro país por puras cuestiones religiosas”, aseguró Leandro.

“Esto no es un tema de parejas con plata, muchos estamos pagando todavía. Algunos hipotecaron sus casas o vendieron sus carros para hacerse el procedimiento, pero hay gente que no tiene casa para hipotecar y este fallo pone fin a eso”, agregó Mejía.

La defensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum, por su parte, aplaudió el compromiso de los demandantes y de los abogados.

“Hay varias parejas aquí presentes que siguieron esta lucha, sabiendo que ya no era para ellas, pero hoy, 21 de diciembre del 2012, ya se puede practicar la FIV en este país”, declaró Taitelbaum.

Asimismo, aseguró que la Defensoría estará vigilante de que la Caja Costarricense de Seguro Social implemente este procedimiento en tiempo razonable.

“Si no tienen recursos, tendrán que ver de dónde los sacan”, concluyó la funcionaria.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Una sentencia favorable llegó muy tarde para demandantes