Archivo

Una semana sin mujeres

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Una miniserie de Bio muestra lo que ocurre en un pueblo de cuando hombres e hijos se quedan solos una semana.

Archivo

Una semana sin mujeres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                Los hombres de Carolina del Sur deberán enfrentar la dura realidad de vivir sin mujeres.  Biography para Teleguía
ampliar
Los hombres de Carolina del Sur deberán enfrentar la dura realidad de vivir sin mujeres. Biography para Teleguía

Arranca el mes de mayo, el mes de las Madres en Estados Unidos y varios países latinoamericanos y, por lo mismo, el canal Bio, en una suerte de homenaje a ellas estrena el minireality Una semana sin mujeres , exitosa miniserie.

El especial registra en cinco entregas lo que sucede a los moradores varones de una población de Carolina del Sur, EE.UU., llamada Yemassee, cuando sus esposas, novias, madres e hijas deciden ausentarse del lugar por unos siete días.

Podría suponerse que este “ausentismo voluntario” de las mujeres podría generar todo un caótico proceder en cada hogar, pero no necesariamente.

En los episodios se podrá apreciar, por ejemplo, a un padre trabajador en doble turno, encontrar su verdadera vocación como mentor de adolescentes. O al jefe de la policía que solventará de forma creativa las situaciones “fuera de ley” dentro su propia casa.

Entretanto sus parejas deberán lidiar con una tormenta, decisiones sobre enseriar sus vidas y contraer nupcias, y ocuparse de los preparativos del concurso de belleza Dulce Carolina.

Hay un momento en que la situación parecerá “fuera de control”, cuando los hombres del poblado deban organizar un evento oficial para representantes de la alta sociedad de su condado; entretanto un soldado en permiso, llegará para ocuparse de la fiesta de cumpleaños de su hijastra adolescente.

El siguiente episodio se titula Rituales ancestrales . Durante una hora los hombres compartirán su rol de amos de casa con el de restauradores de una histórica estación de ferrocarril del pueblo. Y adicional a ello, confrontarán a los miembros de una misteriosa sociedad, de la que sospechan realizan ceremoniales asociados al vudú, quienes pretenden “obsequiar” una de estas ofrendas al jefe de bomberos de Yemassee, en festejo de su compromiso matrimonial.

Mientras en el campamento donde se encuentran acampando las mujeres, una de las chicas deberá discutir con su futura suegra la relación que tiene con su prometido. Otros conflictos comenzarán a surgir entre las campistas.

Finalmente, llegará el día del Retorno a casa . En sus preparativos para volver junto a sus maridos, parejas e hijos, las mujeres van asomando varios temores. Por ejemplo, ¿La señora Tammy aprobará el matrimonio de su hijo? ¿Sobrevivieron los negocios que quedaron en manos de los adolescentes? Todas estas respuestas llegarán cuando ellas retornen a su “hogar dulce hogar”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Una semana sin mujeres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota