Esepcialista indica que se está en alerta de brote de 'Clostridium difficile' para intensificar medidas y evitar más casos

Por: Irene Rodríguez 14 mayo, 2013
 No es la primera vez que el San Juan activa ese tipo de alerta. | ARCHIVO.
No es la primera vez que el San Juan activa ese tipo de alerta. | ARCHIVO.

San José (Redacción). Los ocho casos de infección con la bacteria Clostridium dificcile reportados estas dos últlimas semanas en el Hospital San Juan de Dios aún no pueden considerarse un brote. El centro médico levantó una sospecha o alarma de brote para intensificar medidas y evitar un mayor aumento de casos.

“La semana pasada se dieron cuatro casos y esta semana otros cuatro. Podríamos esperar que esta semana se den otros tres, pero por eso activamos la alerta preventiva. El aumento es leve, en febrero se dio uno similar, solo que ahora los casos se dieron en zonas más localizadas del hospital”, comentó la mañana de esta martes en conferencia de prensa Karla Carvajal, coordinadora de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones Intrahospitalarias del San Juan.

Esta bacteria es de cuidado pues es altamente contagiosa, por esta razón los ocho pacientes se encuentran aislados en una unidad especial. Los síntomas de la infección incluyen fiebre, vómitos, diarrea y daño en el colon. En casos graves, puede causar la muerte. Personas mayores de 70 años o con enfermedades crónicas son las que más riesgo corren.

En este caso, los pacientes más graves son dos que están en la unidad de quemados.

“Los pacientes de la Unidad de Quemados son los más graves, pues sus quemaduras y a los hacen perder agua y electrolitos, y al tener diarrea causada por la bacteria se pierde aún más agua y la situación se hace más delicada. Sin embargo, están estables”, dijo Carvajal.

No es la primera vez que el San Juan activa ese tipo de alerta. En el 2009, un brote causó la muerte de 17 pacientes contagiados con la cepa NAP1, considerada una ‘superbacteria’ pues es mucho más agresiva que las cepas comunes.

Sin embargo, desde ese entonces se han tomado protocolos más rigurosos y hay nuevos exámenes para diagnosticar la presencia de esta bacteria que permiten tomar mayores medidas.