28 abril, 2013

A pesar de el filoso ingenio de Brand y de su rápida reacción, tan opuesta al comedido Cruise, el alocado británico no logró enredar a Tom en los mecates de su broma, pues este evadió las quejas que, con rostro compungido, le lanzó Russell: “Tom, a veces me siento un poco perdido en esta vida”, le decía con la intención de que el otro lo indujera a leer la biblia.

Al final, Brand no se quedó con las ganas de sacar su sorna: “Tom es un hombre glorioso, muy simpático y amable”, dijo, y luego añadió en tono quedo: “Es lo que tienes que decir si quieres continuar en la industria cinematográfica”.

Etiquetado como: