Por: Diego Bosque 29 junio, 2014

A pocas semanas de haber asumido su puesto, Rosendo Pujol, ministro de Vivienda, analiza las opciones que tiene el Gobierno para influir en el mercado inmobiliario del país y afirma que la oferta de casas disponible no se está ajustando a la demanda real del mercado ni por el precio de las obras ni por su tamaño.

¿Por qué es tan complicado encontrar opciones de vivienda por debajo de los $120.000?

Yo creo que los desarrolladores están leyendo mal el mercado. Creemos también que mucha de la oferta de vivienda no está ajustada a la demanda, pero eso no es solamente por el precio, es también por el tamaño. Como gran cosa, ahora se están haciendo apartamentos de una sola habitación; eso debió haber sido hace cinco años, pero bueno... es mejor tarde que nunca.

¿Podría el Estado ceder terrenos a los desarrolladores para abaratar el costo de las casas?

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Regalar la tierra no me parece algo razonable políticamente. No me parece algo razonable socialmente.

¿Ve viable que el Gobierno asuma algunos costos de infraestructura en proyectos de vivienda para reducir los precios?

Si no tuviéramos déficit fiscal yo diría: 'obvio, tenemos que hacer infraestructura para que todos se beneficien', pero el tema es que las finanzas del Estado están muy malas y digamos que por el momento no van a aumentarse los impuestos.

”Entonces, en la medida de lo posible, nosotros podemos promover esas cosas que, de paso, en las ciudades casi no se necesita infraestructura adicional a la que ya existe, pero el concepto de regalar la tierra a mi no me parece. Sin embargo, ayudarles con infraestructura es algo que sí me suena razonable”.

¿Qué acciones podría tomar el país para darle opciones a la clase media y media baja?

Aquí hay una gran confusión y eso es importante decirlo; el país no tiene una crisis económica; eso es falso. Nosotros estamos creciendo más rápidamente que cualquier país desarrollado. El problema es que tenemos una enorme crisis fiscal. Entonces no podemos pretender que el Estado me arregle todos los problemas porque a mí no me alcanzan los ingresos. Hay que promover la cultura del ahorro entre los jóvenes.

”Nosotros lo que podemos hacer es tratar de bajar la tasa de intermediación, bajar el incremento de precios de los materiales de construcción, tratar de aumentar la competencia para que la oferta se diversifique y los desarrolladores tengan que bajar los precios hasta cierto punto y promover que la gente se tome esto de la vivienda en serio, si realmente quiere tener una vivienda.