Participantes entre 7 y 19 años tienen hasta el 30 de junio para inscribirse

Por: Juan Fernando Lara 26 abril, 2013

El ingenio robótico tico empieza a buscarse un sitio en las grandes ligas mundiales de esta disciplina al abrirse la inscripción para la IV Olimpiada Nacional de Robótica.

Equipos de escuelas y colegios podrían conseguir en esta justa un cupo y representar el país en la Olimpiada Mundial de Robótica de Indonesia, prevista en noviembre, donde habrá delegaciones participantes de entre 35 y 40 naciones.

El tema de este año es Patrimonio de la humanidad, de manera que cada reto propuesto en Costa Rica, según la edad de los participantes, se vincula con el legado de Indonesia al mundo, explicó ayer Alejandra Sánchez, de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Costa Rica.

Así, en la versión costarricense, los retos mantendrán los mismos nombres y reglas que en la competencia mundial.

La versión local llama a participantes de entre 7 y 19 años a ejercitar su capacidad de trabajo en equipo, la resolución de problemas y la creatividad en alguna de las cuatro categorías previstas, especificó Sánchez, en el anuncio oficial.

La inscripción y las reglas de participación están en el sitio wrocostarica.org .

La fecha límite es 30 de junio, y la finalserá el 18 de agosto.

Los equipos y sus tutores deben desarrollar con piezas de Lego sus robots, los que deberán ejecutar acciones guiadas con programación, como parte de los retos pactados, de acuerdo con los rangos de edad.

El año pasado participaron 200 muchachos y niños divididos en 80 equipos. Los ganadores y sus tutores permitieron que Costa Rica tuviera presencia por primera vez en tres categorías de la Olimpiada Mundial de Robótica, realizada en Malasia.

Más sofisticados. Una novedad este año, agregó Sánchez, también representante de Lego Internacional en el país, es que Costa Rica será una de las 16 naciones invitadas a la nueva categoría de la olimpiada mundial, dirigida a jóvenes entre 17 y 21 años, lo cual refleja la mayor sofisticación del talento local en estas justas mundiales, que estimulan el ingenio y la creatividad.

“Esta categoría es más robusta porque se compite con Lego Tetrix. Son piezas de metal, no plástico, y de corte más industrial. Además, los muchachos programan en lenguaje LabView”, explicó Sánchez.

El equipo invitado deberá crear un robot que cumplirá una función, aún por definirse, en una especie de línea de producción, comentó la académica.

Etiquetado como: