Archivo

La risa y la alegría se asocian a la salud

Actualizado el 01 de junio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

La risa y la alegría se asocian a la salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Uruguay (El País). Un hallazgo casual en el seguimiento de pacientes internados, llevó a descubrir que las células T -defensoras de la inmunidad- variaban según el tipo de programa de televisión que veían los pacientes.

Los programas de humor mejoraban sus defensas mientras sucedía lo contrario ante programas de violencia.

Diversas investigaciones demuestran los efectos benéficos para la salud que tienen la risa y la alegría, provocando desde el cerebro la secreción de endorfinas, hormonas relacionadas con los estados de bienestar.

Los estados positivos contribuyen a mejorar nuestras defensas ante virus o bacterias siendo los estados contrarios -como la tristeza y la depresión- favorecedores de alteraciones del sistema inmune y procesos de enfermedad.

Ello ha llevado a muchos países a incluir -como parte del tratamiento en oncología pediátrica- la presencia de payasos o cómicos que provocan la risa en los niños.

Se ha visto también en distintos países la necesidad de implementar actividades semejantes para provocar la risa y la alegría en los adultos, de manera que pueda ser utilizada también como una estrategia de prevención en salud, junto a la biopsicoeducación sobre otros factores biológicos y psicológicos necesarios para cuidar la salud.

El humor nos aleja de hacernos mala sangre, porque se correlaciona con la liberación de sustancias al torrente sanguíneo, y nos aleja de los efectos nocivos a nivel psicológico y biológico.

Es conocido el caso de un crítico de cine norteamericano, Norman Cousins, quien superó una experiencia de enfermedad grave y publicó en la década de los `80 varios artículos acerca de cómo la esperanza y las experiencias positivas, entre ellas la risa, no son solamente estados de ánimo sino que modifican nuestra bioquímica favorablemente, ayudando en la recuperación de la salud.

Cousins, además de seguir el tratamiento farmacológico indicado por sus médicos ante su grave enfermedad, por sugerencias de ellos, empezó a ver películas cómicas que le hacían reír intensamente y comprobó que su dolor disminuía más cuando sumaba esta experiencia al tratamiento convencional, iniciando así lo que llamó una terapia de la risa en forma diaria.

En Norteamérica y distintos países europeos se procura promover estados de alegría y de bienestar en ámbitos sanitarios, así como a nivel de prevención en salud, al comprobarse científicamente los efectos benéficos que tienen unos minutos diarios de risa.

PUBLICIDAD

La generación de condiciones en nuestra vida cotidiana, individual y social, que posibiliten experiencias de bienestar, modifican las conductas y factores de estrés y malestar, al tiempo que propicia la autorrealización en armonía con los demás y con el medio ambiente.

La risa forma parte de los factores de salud, porque está en sinergia con el ejercicio físico, los hábitos saludables en el sueño y la alimentación, la armonía emocional y en las relaciones interpersonales, favoreciendo la liberación de sustancias que amortiguan las respuestas de estrés y potencian la salud.

  • Comparta este artículo
Archivo

La risa y la alegría se asocian a la salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota