Periodismo perdió a un incisivo sucesero

Por: Hugo Solano 15 enero, 2015

El periodista Ricardo González Camacho terminó su lucha contra una afección respiratoria que lo aquejaba desde hacía meses y falleció el lunes a los 59 años.

González fungió en dos ocasiones como presidente del Colegio de Periodistas de Costa Rica (1987 y 1991).

Gran cantidad de colegas y hasta el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, lo visitaron en su lecho de enfermo. Otros se apersonaron el martes a la vela que se realizó en el Colegio de Periodistas, en La Sabana.

González, conocido en el gremio periodístico como El Flaco, fue redactor de prensa escrita y televisión. También destacó en radionoticiarios de varias emisoras como radio Reloj y Monumental, en la cobertura de temas de sucesos, así como políticos y de sociedad.

Entre sus últimas funciones, fue jefe de prensa en el despacho del Ministerio de Seguridad Pública, en la segunda administración del expresidente Óscar Arias (2006-2010).

El Colegio de Periodistas de Costa Rica calificó a González como un ejemplo de entereza y profesionalismo en el ejercicio de la profesión.

Fue profesor de Comunicación Política del Centro de Estudios José Figueres Ferrer, y vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Además de su labor en el ámbito del reporteo, se desempeñó con excelencia como jefe de prensa de diversas instituciones públicas.

“Perder a Ricardo González es perder a un gran periodista. Pero con su partida perdemos también a un gran ser humano. Él supo ganarse el respeto y el aprecio de quienes tuvimos la dicha de conocerlo”, manifestó Patricia González, presidenta a.i. del Colegio de Periodistas.

En un comunicado, esa institución afirma estar de luto.

“ Lo despedimos con una mezcla de tristeza y alegría. Tristeza porque no lo veremos más. Alegres, porque su recuerdo y su legado nos acompañarán por siempre”, dice el escrito.

Ufrán García, editor de La Nación , lo recuerda como un redactor acucioso que se incorporó a la radio incluso antes de graduarse, en 1973.

Entre las coberturas de sucesos, González informó del primer secuestro extorsivo en la historia del país, acaecido en 1975.

El reportero siguió paso a paso la historia de la menor Yorleny Castro, secuestrada cuando iba de camino a la escuela México. Su caso mantuvo en vilo al país.

Los restos del periodista Ricardo González reposan en el camposanto La Piedad, en Desamparados.