Actividades como comercio, industria y agro son las que sufren por límite

Por: Óscar Rodríguez 6 mayo, 2013

Los bancos boutique –aquellos con un servicio más personalizado– son los que sufren por la directriz de restricción al crecimiento del crédito dictada por el ente emisor en enero anterior.

La evolución intermensual de los saldos crediticios de estas entidades se frenó, durante el primer trimestre del año, frente a la variación del mismo periodo del 2012, según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Por ejemplo, el crecimiento entre febrero y marzo anterior fue casi un punto porcentual menos, frente a la variación en los mismos meses del 2012.

Para el análisis se consideraron los saldos totales de los bancos Bansol, BCT, Cathay, Citi, General, Improsa, Lafise y Promérica.

El Banco Central dictó un tope de aumento crediticio total del 12,2% para el año. Sin embargo, en dólares no podrá superar un 9,9%. Durante el 2012, el incremento en moneda extranjera fue de un 19%, según datos del Banco Central. La banca boutique presta principalmente en dólares.

Durante este mes, la entidad y la Sugef harán una evaluación del cumplimiento de la directriz.

Efectos. Por composición de la cartera crediticia, las actividades productivas que más padecen el límite al crecimiento son el comercio, la industria y la agricultura.

Fernando Víquez, gerente general de Banco Bansol, reconoció que ahora son más selectivos en el otorgamiento de nuevos préstamos.

“El año pasado tuvimos un crecimiento fuerte en utilidades de $1,7 millones y los socios del banco hicieron una inyección de capital de $1,5 millones, que me daba una posibilidad de crecer más, pero este año no se puede”, criticó Víquez.

Otro efecto que influye en la baja del ritmo crediticio –según banqueros consultados– es la desaceleración en la economía.

“Es evidente que el crédito está frenado (para ambas monedas). No traemos el mismo ritmo de colocación del año pasado. La incertidumbre de las directriz, más una economía lenta produjo que la gente no pida dinero”, recalcó Hairo Rodríguez, subgerente de Cathay.

Para Federico Chavarría, subgerente de Negocios de Promérica, debe agregarse que el primer trimestre siempre tiene un crecimiento lento. “Nosotros hemos ido atendiendo la demanda sin tener que impactar el servicio al cliente, pues tenemos alguna holgura en el tope combinada con un arranque conservador”, recalcó.

Jonathan Valembois, gerente de Administración y Finanzas de Lafise, dijo que la restricción de crecer un 9% en dólares no golpea tanto a los clientes ni a los bancos.