Archivo

Urbanismo

Al rescate de Río de Janeiro

Actualizado el 17 de agosto de 2003 a las 12:00 am

Invierten millones para revitalizar la ciudad

Archivo

Al rescate de Río de Janeiro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Río de Janeiro. Entre los rascacielos del centro de Río de Janeiro languidecen joyas arquitectónicas heredadas de épocas de esplendor, pero muchas de ellas se caen a pedazos, a la espera de un plan de rehabilitación urbana que ahora comienza a salir del papel.

La "ciudad maravillosa", que en el siglo XIX abrigó el único imperio de la realeza europea en América, fue hasta hace 40 años uno de los centros urbanos más vibrantes del continente.

Entre los años 60 y 70 comenzó un deterioro ambiental y urbanístico que ha reducido su mejor calidad de vida a los pocos barrios turísticos que existen en el lado sur de la ciudad.

El caótico centro histórico, con sus 3.285 hectáreas, es el más golpeado por el abandono.

Tristes caserones de estilo neoclásico francés, portugués y español que son cascarones vacíos; monumentos coloniales; un puerto abandonado y grandes edificios subutilizados son bellezas escamoteadas a Río de Janeiro y enormes oportunidades de negocios inmobiliarios.

Nuevos bríos

La alcaldía de la ciudad ha relanzado planes para rescatar este valor comercial e inmobiliario y atraer inversiones que darían nuevo brillo a la antigua capital brasileña.

Con una inversión equivalente a $70 millones, el municipio espera revitalizar en tres años los espacios culturales, los monumentos y los antiguos almacenes del puerto para encender la mecha de grandes negocios.

"Estamos llevando a cabo las mayores inversiones de los últimos años", comentó Alfredo Sirkis, secretario de Urbanismo de la alcaldía.

La lista de obras incluye edificios de apartamentos, mejoras en servicios, un centro de convenciones, un área para espectáculos al aire libre y un complejo deportivo. Ya comenzó la construcción de la Ciudad del Samba, para presentar todo el año a las famosas escuelas de espectáculos que animan el carnaval más grande del mundo.

La municipalidad espera que estas inversiones y los estímulos fiscales alienten el uso residencial de una zona hoy eminentemente comercial que queda desierta los fines de semana.

El plan prevé inversiones públicas y privadas por $1.000 millones en 12 años, para convertir a la ciudad en el centro de referencia histórico cultural del país y en el centro de negocios, tecnología y telecomunicaciones de América Latina.

Mientras estos sueños buscan un impulso definitivo y el alcalde César Maia inicia su campaña por la reelección en octubre de 2004, el centro es un desperdicio urbano. La violencia, la marginalidad, los pobres servicios y el deterioro del ambiente son los principales dramas de los 286.000 habitantes permanentes del área.

  • Comparta este artículo
Archivo

Al rescate de Río de Janeiro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota