Archivo

Esta ha sido su realidad

Actualizado el 09 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Un repaso por la agenda noticiosa que se ha desarrollado en paralelo con esta generación. En primera plana figuran temas como el terrorismo, la crisis económica y, claro, la acelerada evolución tecnológica.

Archivo

Esta ha sido su realidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El terrorismo se adueña del mundo

Estaban cerca de cumplir su primer año de edad o tendrían si acaso año y medio cuando, el 11 de setiembre del 2001, el mundo cambió bajo la sombra de Al-Qaeda. En una serie de cuatro ataques suicidas perpetrados en Estados Unidos, 19 terroristas islámicos secuestraron cuatro aviones comerciales. Hicieron estrellar las dos primeras aeronaves contra el Centro Mundial del Comercio (las Torres Gemelas) en Nueva York; el tercer avión, contra el Pentágono, en Arlington, Virginia, y todo sugiere que el cuarto vuelo iba dirigido contra el edificio del Capitolio, en Washington, aunque terminó cayendo en un campo cerca de Pensilvania.

El saldo total de víctimas mortales superó las 3.000. Pero muchos más perderían la vida en una guerra declarada por George W. Bush contra el terrorismo.

Las medidas de seguridad en aeropuertos y aviones comerciales se incrementaron sustancialmente a raíz de estos hechos, máxime porque siguieron otros atentados en Madrid, España ( marzo, 2004), y Londres, Reino Unido (julio, 2005).

Empezó a resonar en todo el mundo el nombre de Osama bin-Laden, así como las noticias sobre el despliegue militar contra el llamado “eje del mal” lanzado por Estados Unidos y sus aliados en países como Afganistán, Irak y Pakistán.

Esta generación atestiguó la ejecución en la horca del dictador iraquí Sadam Hussein (2006), y el ataque a la “cueva” donde se le dio muerte a bin-Laden (2011).  En una zona donde el petróleo abunda, no faltan quienes sostienen que esta batalla persigue otros fines. Cambios en el mapa económico

China –con más de 1.300 millones de habitantes–, e India –con más de 1.200 millones– avanzan a pasos gigantescos en su ruta a convertirse en nuevas potencias económicas mundiales. Y parece que su capacidad  de alcanzarlo es enorme, considerando su crecimiento demográfico (entre ambos, suman dos quintas partes de la población mundial), y su acelerado resurgimiento económico.

Atrás van quedando Estados Unidos y algunos países europeos y del Oriente Medio, que consolidaban su hegemonía financiera en recursos como la producción petrolera y de alta tecnología.

Quienes saben de esto ubican el florecimiento de estas potencias económicas a finales del siglo XX y principios del XXI.

PUBLICIDAD

Por eso, no es de extrañar que ahora nuestros jóvenes estén interesados en aprender mandarín y en perfeccionar mucho más el inglés. Tampoco sorprende que en sus rutinas abunden los aparatos y estilos de vida procedentes de esos países. Mientras China e India crecen, países tradicionalmente poderosos de Occidente sucumben a crisis económicas de alcance global.

La importancia de estas economías para naciones como la nuestra se hace más evidente cada vez. La reciente gira a China de la presidenta costarricense Laura Chinchilla es solo un ejemplo. Antes, el gobierno de Óscar Arias dio su apoyo diplomático a las intenciones chinas de pertenecer a organismos internacionales. En otras latitudes, también Brasil repunta como una economía de referencia mundial.

Primer presidente negro en EE.UU.

El 4 de noviembre del 2008, Barack Obama se convirtió en el primer ciudadano negro en ser elegido presidente de los Estados Unidos, con lo cual se rompió la última barrera racial en ese país.

Todavía algunos años atrás, este hecho solo habría sido imaginable en el cine o la televisión. Hasta que el joven abogado, hoy de 51 años, asumió el poder el 20 de enero del 2009, como el 44.º presidente de aquella nación.

La tarea no le ha tocado fácil. Entre muchos cambios, Obama promovió y logró una histórica reforma al sector salud de los Estados Unidos, continuó con la guerra contra el terrorismo y consiguió acabar con Osama bin-Laden, enemigo público número uno de ese país, quien murió en Pakistán en el 2011.

Además, como líder internacional ha mantenido una férrea posición ante conflictos que han estallado en diversas partes del mundo.

Quizá, lo más difícil ha sido lograr el retiro de las tropas estadounidenses de Irak y de Afganistán; enfrentar las críticas por la cárcel de Guantánamo, en Cuba (donde mantienen presos a decenas de sospechosos de terrorismo), y dirigir las riendas de una nación en medio de la crisis económica y financiera que golpeó y sumió en la debacle a miles de familias y empresas.

Actualmente, Obama disputa un segundo mandato demócrata en un pulso contra su inmediato contendedor republicano, Mitt Romney.

Las elecciones tendrán lugar el próximo 6 de noviembre.

PUBLICIDAD

La tremenda furia de la naturaleza Si algo se ha repetido con nefasta insistencia en los últimos años  son los desastres naturales de magnitud gigantesca.

Uno de los peores fue el sunami más devastador registrado hasta ahora, que mató a casi 300.000 personas a finales de diciembre del 2004. Sucedió en la costa noroccidental de Sumatra, en el océano Índico, y sus efectos fueron sufridos por 12 países del sureste asiático y el noreste de África. El terremoto tuvo una magnitud de 9 grados en la escala de Richter.

A inicios del 2010, otros dos sismos causaron tremenda devastación: uno en  Haití (el 12 de enero) y otro en Chile (el 27 de febrero). La pobreza de los haitianos aún los tiene sufriendo las secuelas de ese evento, que alcanzó los 7 grados y mató a más de 200.000 personas.

En Chile, aunque el terremoto tuvo una intensidad mayor (8,8 grados) y provocó un sunami, la cifra de muertos fue de 525 y la nación ya está  recuperada.

Solamente un año después, el 11 de marzo del año pasado, Japón vivió un terremoto de 9 grados y un sunami. Hubo 15.845 muertes, 3.380 desaparecidos y casi 6.000 heridos. El desastre natural causó una emergencia nuclear en la planta nuclear de Fukushima, donde varios reactores explotaron y amenazaron con producir una catástrofe de alcance global.

Al cambio climático –un término con el cual están muy familiarizadas las nuevas generaciones– también se le acusa de las grandes inundaciones, como las causadas por el huracán Katrina en el 2005, que afectó a Nueva Orléans, en Estados Unidos.

La gripe asesina que solo asustó

Los científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la estaban esperando. Decían que podría aparecer en cualquier lugar y momento. Y así fue.

Anunciada con características apocalípticas, la temida pandemia de gripe se desencadenó en México en abril del 2009 y se esparció por todo el mundo en diferentes magnitudes, pero no como las esperadas. Le tocó a esta generación verla, sufrirla –algunos resultaron contagiados– y aprender a lavarse las manos a conciencia para evitar la transmisión de virus potencialmente mortales.

Por su origen, la llamaron gripe porcina. Luego adquirió un nombre más elegante y a tono con el “nivel 6” de emergencia mundial decretado: se le empezó a llamar gripe AH1N1.

En México, hasta la fecha, se han contabilizado 1.300 muertos y más de 70.000 casos. Costa Rica se convirtió en el primer país de Centroamérica y en el cuarto del continente en reportar la presencia del virus.

La existencia de casos obligó a la entonces ministra de Salud, María Luisa Ávila, a prolongar el período de vacaciones escolares y, por primera vez, a suspender la romería a Cartago, todo en aras de reducir la posibilidad de contagio entre la población.

Entre el 2009 y el 2010, la gripe por ese virus mató a  71 costarricenses. Para ese mismo período, la OMS registraba casi 18.000 fallecidos en todo el mundo.  Estas cifras son realmente bajas, comparadas con el escenario que se describió en un inicio para la temida pandemia de influenza. El maravilloso genoma humano

Tener acceso al mapeo completo del genoma humano ya no es una quimera. A esta información recurren los investigadores biomédicos con el fin de fabricar el medicamento “a la medida” para ciertas enfermedades y, lo que es mejor aún, según las necesidades de cada enfermo.

Con el conocimiento adquirido al mapear todo el genoma del ser humano, también se ha pronosticado ya que, en un futuro cercano, se “crearán” personas  según los gustos y requerimientos de sus futuros padres.

El genoma es el conjunto de características  genéticas y hereditarias de cada individuo, trátese de personas, animales, plantas y otros organismos vivientes. El primer borrador del 90% del genoma humano secuenciado se conoció  en febrero del 2001. El otro 10% se completó en abril del 2003.

La secuenciación del maravilloso mapa de la vida es uno de los acontecimientos científicos más relevantes de la historia de toda la humanidad.

Este inmenso trabajo de científicos de todo el mundo reveló que las personas tienen unos 31.000 genes, apenas el doble de los que posee la mosca del vinagre.

A partir de esta secuenciación se han dado muchas otras. Está, por ejemplo, la secuenciación de organismos como el de la bacteria Escherichia coli, vinculada con el cáncer gástrico.

Con este trascendente logro, la humanidad tiene frente a sí un reto mucho mayor: aprender a utilizar con ética este valioso recurso.

La sombra de la crisis económica

Ninguna generación parece estar a salvo de sufrir su crisis económica y esta no ha sido la excepción. La mayoría coincide en señalar el 2008 como el año de su inicio y a Estados Unidos como el escenario donde empezó.

A la postre, resultó un ataque más virulento que el de la gripe AH1N1, pues infectó a gran parte de los países occidentales. Tanto es así que naciones europeas, como Grecia, España e Italia todavía no se han recuperado y amenazan con hundirse más en una recesión que no ceja.

Se cree que esta crisis es la peor de las últimas décadas en el área financiera. Su origen está en el sector inmobiliario estadounidense, con las llamadas popularmente –y, tal parece, con una fama bien ganada–  “hipotecas basura”.

Con esas hipotecas, se otorgaron créditos de altísimo riesgo a personas que no tenían la capacidad financiera para asumirlos. Muchas de ellas se vendieron fraudulentamente a inversionistas de todo el mundo.

La quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers es señalada como el  inicio  de la crisis.  Ya para el 2009, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y todos los países de la Eurozona entraron en una profunda recesión.

Esta crisis se traduce luego en un incremento del desempleo en naciones como España y Grecia, y en un clima de desconfianza generalizado que da origen a la contracción en inversiones y a un significativo freno del desarrollo.

Socialismo emerge con nuevas caras

Empezó en 1999, con el ascenso al poder del venezolano Hugo Chávez Frías. Dos años después, Perú puso las riendas del poder en manos de Alejandro Toledo y así sucesivamente...

El socialismo del siglo XXI –bautizado con ese nombre por Chávez– resurgió en América Latina de la mano de candidatos populistas que amenazan en sus cantaletas al imperio capitalista y conservador dominante. Y todo sugiere que el discurso ha convencido a miles de seguidores que, de una u otra forma, confiaron y dieron el voto para ese retorno.

Algunos de estos países han tenido mejor suerte que otros. Brasil, por ejemplo. Luiz Inácio Lula da Silva llegó a la presidencia en enero del 2003 con tinte socialista, pero logró contagiar al país entero de un aire renovador que hoy intenta conservar su sucesora, Dilma Rousseff (2011). Hoy, a este país se le considera una de las economías mundiales emergentes, al lado de China e India.

La socialista chilena Michelle Bachelet hizo lo suyo desde que ingresó al Palacio de la Moneda en el 2006. Ese mismo año, Ecuador recibe a Rafael Correa, y un año después, Cristina Fernández se convierte en mandataria de Argentina. Fernández fue  reelegida este año para un segundo mandato.

Dicen los especialistas que  la característica distintiva de estos mandatarios es su inclinación a mezclar el nacionalismo histórico, el marxismo del siglo XX y el populismo. Evidentemente, esa mezcla ha encontrado tierra de cultivo... sin importar las consecuencias.

  • Comparta este artículo
Archivo

Esta ha sido su realidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota