Archivo

“Yo no quiero inmortalizar nada”

Actualizado el 22 de abril de 2012 a las 12:00 am

Archivo

“Yo no quiero inmortalizar nada”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo se interesó en la televisión?

Empecé en radio, en Cuba, porque me dijeron que tenía buena voz. Luego, por cosas de la vida, llegué a la televisión y aquí sigo.

¿Teleclub es inmortal? Si usted se retira, ¿el programa muere?

Yo no quiero inmortalizar nada. Jamás soñé que yo podría llegar a los 49 años y tres meses al aire, y voy a llegar a los que sea porque me queda mucho por hacer. No quiero competir con nadie. Dios hizo Teleclub y no sé cual será su voluntad. No tengo una bola de cristal para adivinar lo que va a pasar. En el 2002, me dio un infarto, estuve del otro lado y vi la famosa luz amarilla, pero Dios me dio la oportunidad de resucitar. Aquí estoy con un programa que va a cumplir 50 años y con una posibilidad de obtener un Récord Guiness.

No se le ha acabado la juventud ¿Cuál es el secreto?

Yo me siento bien, como muy sano, hago ejercicio, no envidio a nadie, comparto con la gente, la ayudo y eso da vida, salud y fortaleza.

¿A qué le tiene miedo?

Que a mi familia le pase algo malo, y a las cucarachas.

¿A cuál personaje histórico le gustaría invitar a su programa?

Me gustaría entrevistar a Ronald Reagan, para ver cómo surgió y cómo luchaba; a la Madre Teresa, al Papa Benedicto XVI y a Monseñor Agustín Román, que era el arzobispo de los cubanos en Miami y lo conocí hace 55 años; me encantaría oírlo hablar de fe, amor y perdón.

¿A quién admira?

Admiro a la gente joven , porque hoy la juventud tiene muchas dificultades, mucha competencia en la profesión, muchas tenctaciones con las drogas, la belleza, la moda.

¿Cuál es su programa de televisión favorito?

Me gusta mucho CSI, los programas de misterio, juicios, investigación. Yo digo que yo soy una detective frustrada.

¿Qué opina de los nuevos formatos de televisión que se están haciendo en el país?

Son buenos para la época actual, aunque no me gustan los programas donde llegan las chiquillas con tacones, semidesnudas bailando y son niñas que deberían estar estudiando. Además, a muchos les falta contenido.

PUBLICIDAD

¿Cuál es el principal cambio que ha tenido la televisión en estos años?

La tecnología y el formato de los noticieros. Hay algunos donde llevan a un invitado a que hable cualquier cosa y llene el tiempo. Eso me preocupa porque la gente cree todo lo que le dicen y a veces invitan personas que no saben o mal informadas.

¿Se le han acabado los temas a tratar en el programa?

Lo que me duele es que el tiempo no me alcanza para tanta cosa que hay que tratar. Como es un programa educativo uno tiene que repetir una y otra vez. Yo trabajo mucho con mi gente, los mejores productores de Teleclub son los televidentes, las personas que me encuentro en la calle y me sugieren temas.

¿Ha firmado autógrafos?

(Se ríe) Sí, unos cuantos.

¿El regalo más raro que le haya dado un televidente?

Como yo siempre he querido tener un caballo y un columpio, una vez un señor me llamó y me dijo que quería regalarme un caballo, pero le tuve que decir que no porque no tenía cómo mantenerlo. Luego recibí una carta de un ebanista que me quería constuir un columpio. Fue muy simpático, tan solo el ofrecimiento fue un regalo para mí.

¿La peor "metida de pata" en vivo?

Mi trabajo es muy difícil, las metidas de pata son de todos los días. Una vez, me trajeron un arreglo de flores y me empezaron a dar alergia, comencé a toser y reírme en vivo, no podía parar.

¿Alguna vez la han asustado?

Una vez que me asaltaron y me robaron la cartera con todas las tarjetas saliendo de una tienda, fue un gran susto.

¿Se cambiaría el look?

No, no, no. Yo quisiera mantenerme así, como soy.

¿Cómo le ha ido con las nuevas tecnologías?

La computación....(suspira). Yo nací con 2+2=. Luego, vino la calculadora, la máquina de escribir. Entrar en la computación sí me ha costado un poco, hace falta sentarse a practicar y no tengo tiempo, pero me encanta. Pero tengo una ventaja: la generación de hoy piensa que su vida es la computación, para mí es solo parte de mi vida, yo sé agarrar un lápiz y no me afecta si se cae el sistema.

PUBLICIDAD

¿Por qué hacer una sátira de su propio programa con la Media Docena?

Fueron ellos los que tuvieron la idea. Me pareció tan lindo porque me dieron la oportunidad de actuar y a mí me gusta mucho la actuación y hacer teatro. Fue muy bonito que ellos pensaran que podía haber un Teleclub del futuro, fue irónico de buena fe, resaltando el hecho de que el programa lleva tantos años al aire. Para mí fue un halago.

¿Su público ha crecido con usted?

Hay de todo. A veces me encuentro personas que me reconocen y me dicen que la mamá veía el programa. Entonces hay gente que ha fallecido y lo sintonizaba y otras jóvenes que están en la casa y lo ven. También tengo mucha audiencia de nicaragüenses, salvadoreños y hondureños.

  • Comparta este artículo
Archivo

“Yo no quiero inmortalizar nada”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota