Archivo

EDITORIAL

El problema portuario

Actualizado el 14 de junio de 2012 a las 12:00 am

La renovación de las instalaciones portuarias limonenses crea insospechadas coincidencias y grandes contrasentidos

La precariedad financiera de Japdeva suma un irritante más al desasosiego laboral y contribuye a justificar las actuacionesdel sindicato

Archivo

El problema portuario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Cámara Nacional de Bananeros (Canaba) y el Sindicato de Trabajadores Portuarios de Moín y Limón (Sintrajap) hacen cuanto es posible para evitar la ejecución del contrato entre el Consejo Nacional de Concesiones (CNC) y APM Terminals, de capital holandés.

La empresa, administradora de 50 puertos en todo el mundo, construirá la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), una megaplataforma enclavada en el mar, con un rompeolas de 2.430 metros, 6 puestos de atraque, 13 grúas pórticas y capacidad para atender barcos post-Panamax, de 12.000 contenedores cada uno. El proyecto promete atender barcos de 1.000 contenedores en 13 horas.

Hoy, las instalaciones de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo de la Vertiente Atlántica (Japdeva), tarda 50 horas en ejecutar la misma tarea.

El sindicato defiende, por razones obvias, la exclusividad del manejo de carga en las instalaciones de Japdeva. Las transnacionales bananeras también tienen intereses navieros, amenazados por la competencia implícita en el nuevo proyecto, cuya primera fase podría estar lista en el 2016. Sobre la conjunción de esos intereses descansa la extraña alianza objetiva, si no formal, entre las transnacionales del banano y el sindicato muellero.

Por eso, la presidenta Laura Chinchilla no pudo evitar referirse a ambos cuando anunció la firma del contrato, posteriormente refrendado por la Contraloría General de la República.

Por una parte, hizo “un llamado a las transnacionales del banano para que no antepongan los intereses de sus propias empresas al interés nacional (...). No puede ser que se sacrifiquen los triunfos del país en aras de un interés corporativo”. Por otra, pidió al sindicato no tenerle “miedo al cambio” y no obstaculizar “la modernización” portuaria.

Ahora, resurge en la organización sindical el ánimo de impedir el avance del proyecto. No consiguió hacerlo en los tribunales, donde intentó obtener del Tribunal Contencioso-Administrativo la imposición de medidas cautelares. Tampoco parece dispuesto a esperar la sustanciación de las acciones judiciales todavía pendientes y se lanzó a un costoso cierre del puerto.

El perjuicio es, ante todo, para los importadores y exportadores, quienes ayer ventilaron su preocupación y molestia. Pero el 29 de mayo, la Cámara de Exportadores, la de bananeros y la de armadores y agentes de vapores se unieron para objetar ante la Sala Constitucional el ajuste de tarifas concedido a Japdeva por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

PUBLICIDAD

La gestión de los empresarios tuvo éxito y la Sala IV dejó las nuevas tarifas en suspenso mientras estudia el recurso de amparo. Según los quejosos, la solicitud de aumento fue modificada poco antes de celebrarse la audiencia exigida por ley y eso les impidió pronunciarse.

Podrían llevan razón en el aspecto formal, pero la prudencia habría aconsejado un análisis más detenido. Las tarifas de Japdeva no se ajustan desde hace casi una década; el alza concedida por la Aresep está muy cerca del monto que los empresarios consideran aceptable y el congelamiento de las tarifas deja a la entidad portuaria en dificilísimas condiciones financieras.

“Quedamos en coma”, dice Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de Japdeva, quien teme carecer de los recursos necesarios para pagar la planilla, sin mencionar las inversiones exigidas por el estado actual de las instalaciones. La precariedad financiera de Japdeva suma un irritante más al desasosiego laboral y contribuye a justificar las actuaciones del sindicato.

El problema de las instalaciones portuarias limonenses, actuales y futuras, no puede echarse en hombros de un solo sector. Es una responsabilidad compartida, al punto de crear insospechadas coincidencias y grandes contrasentidos.

  • Comparta este artículo
Archivo

El problema portuario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota