Archivo

Columnista

¿Estamos preparados?

Actualizado el 09 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

¿Estamos preparados?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Pertenezco a una generación a la que por única instrucción en caso de terremoto se nos recomendó colocarse debajo del marco de una puerta, y resulta que este, como muchos otros consejos sin mayores especificaciones, puede resultar en una pésima y hasta letal decisión.

Gracias a la tecnología, es posible ver algunos vídeos que muestran el descontrolado comportamiento de nuestra población frente a un evento de esta naturaleza, desde salir corriendo hacia lugares aún más peligrosos, quedar petrificado o bien perder por completo el control de la situación.

Código sísmico aparte, que por cierto sí cumplió con su tarea de proteger a nuestra población frente a un temblor de tan importante magnitud como el de esta semana, la pregunta que debemos plantearnos es: ¿Cómo es posible que tengamos tan poca información calificada sobre cómo mejor enfrentar un terremoto, en un país reconocido por sus múltiples fallas tectónicas?

En Estados Unidos, las recomendaciones de la FEMA (Federal Emergency Management Agency) y de varias autoridades de California, estado reconocido por su alta sismicidad, son sorprendentes.

Descalifican las recomendaciones hechas en un popular vídeo que circuló en la red y otros medios, sobre el “triángulo de la vida”, y muchas de las prácticas habituales como el salir de la edificación.

Su recomendación las definen en 3 palabras ( drop, cover & hold on ). En español, tirarse al suelo, preferiblemente resguardándose debajo de una mesa u otro mueble que brinde protección, ponerse en una posición que cubra los órganos vitales, espacialmente la cabeza, y mantenerse ahí mientras transcurre el evento. Se pueden hallar vídeos ilustrativos en YouTube.

Otras recomendaciones si se está dentro de una edificación son: mantenerse lejos de las ventanas, vidrios y paredes exteriores, usar marco de la puerta solo si es conocido que tiene un fuerte soporte y no desplazarse dentro de la edificación hasta que el temblor haya cesado. Nunca usar los elevadores.

En caso de encontrarse fuera, lo más seguro es alejarse de toda edificación, postes y cables de luz. Paradójicamente, estudios demuestran que una mayoría de las heridas ocurren al tratar de salir, o bien por los escombros, y otros que caen de los edificios a la calle.

PUBLICIDAD

En caso de hallarse en un vehículo, lo mejor es mantenerse en él, evitando detenerse frente o debajo de edificios, postes o cables y, desde luego, evitar rampas o puentes.

Con esta información no pretendo convertirme en especialista, sino en una persona como muchas en Costa Rica, ansiosa de aprender cómo mejor enfrentar el próximo terremoto.

  • Comparta este artículo
Archivo

¿Estamos preparados?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota