Por: Marvin Barquero 14 diciembre, 2012

El precio de ingredientes idénticos para la elaboración de tamales presentó diferencias hasta de un 119%, reveló el estudio anual de mercado que realiza el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

La mayor diferencia se dio en el caso del pabilo o amarras de la marca Ovillo, número 4, que se ofreció a ¢200 en el Palí, mientras que en Jumbo el precio era de ¢437, según informó ayer el MEIC.

Además, el MEIC encontró que las aceitunas en conserva Del Trópico, de 140 gramos, costaban ¢750 en el tramo El Gallero, en el Mercado Central, mientras que se vendían a ¢1.429 en Muñoz y Nanne, en San Pedro. Aquí la diferencia de precio alcanzó un 91%.

El MEIC detalló en su informe que el costo menor de una canasta tamalera, de 50 piñas, es de ¢19.636, si se compran los ingredientes en el mercado de Cartago. En el mercado de Heredia el valor llega a ¢19.720 y, en el Mercado Central de San José, a ¢20.690, con lo cual se colocan en segundo y tercer lugar como los sitios más baratos para la canasta.

El estudio incluyó precios de juguetes, en cuyo caso se detectaron diferencias de precios hasta de 44% en presentaciones idénticas.

Se trata de la pirámide de aros, marca Fisher Price, que en Universal se vendía a ¢6.500 y en Cemaco de Multiplaza a ¢4.500.

Además, el precio de una computadora de 30 a 80 actividades, marca Ameniza, osciló entre ¢23.150 en la tienda Pekis y ¢17.490 en Walmart de San Sebastián.

En esta ocasión, el MEIC analizó el mercado de luces navideñas y encontró que no cumplen los requerimientos de estándares internacionales, informó la entidad.

Este tipo de estudios tiene el objeto de inducir al consumidor a caminar y comparar precios.