Enojo, mofa, paciencia y desesperación. Esas emociones viajaron en una sola autopista que ofrece una nueva atracción: un hoyo de cuatro metros de profundidad.

 28 junio, 2012