Archivo

La política en América Latina ya no se entiende sin Twitter

Actualizado el 13 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

La política en América Latina ya no se entiende sin Twitter

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El presidente venezolano Hugo Chávez es el segundo mandatario del mundo con más seguidores en la red Twitter, la cual usa para enviar mensajes constantes a sus más de 3 millones de seguidores. | TWITTER
ampliar
El presidente venezolano Hugo Chávez es el segundo mandatario del mundo con más seguidores en la red Twitter, la cual usa para enviar mensajes constantes a sus más de 3 millones de seguidores. | TWITTER

Imagínese esta escena: un aspirante a un cargo político va de casa en casa buscando votos. Usted lo recibe, le comenta los problemas de su comunidad y el candidato le promete soluciones. Claro, a cambio de un voto a favor.

Aunque tirarse a la calle a hacer campaña sigue siendo una de las modalidades preferidas de quienes aspiran a un cargo electoral, las redes sociales se han convertido en una herramienta poderosa e indispensable: 140 caracteres podrían hacer la diferencia entre la victoria y la derrota.

Según un estudio realizado por la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadeo de Puerto Rico, casi 90% de quienes tienen acceso a las redes sociales siguen a algún partido o líder político.

A diario reina la discusión de los temas que más preocupan a los electores. Las conversaciones podrían llegar a ser tan intensas como capaces de tener efecto en la imagen o percepción que se tiene de un político.

Por ejemplo, el domingo 19 de agosto se celebró en Puerto Rico un referéndum para enmendar la Constitución en dos aspectos: reducir el tamaño de la legislatura y limitar el derecho absoluto a la fianza. Las redes sociales jugaron un papel fundamental en este proceso. Las alternativas eran dos: “Sí” y “No”.

Los seguidores del “Sí” promovieron esta opción por todos los medios de comunicación. Por su parte, la campaña en favor del “No” en medios tradicionales fue limitada. Esta se desarrolló mayoritariamente a través de las redes sociales y fueron los ciudadanos a favor de esa alternativa los que se encargaron de la “campaña social”.

Hashtags (palabras clave que unen tuits de distintos usuarios) como #NoyNo y #NoyNo19ago, creado por el Partido Movimiento Unión Soberanista, fueron algunos de los utilizados en los tuits sobre ese tema.

¿El resultado? El “No” resultó favorecido en ambas enmiendas.

En la campaña venezolana. Mientras, la batalla política que se libra en Venezuela desde hace más de una década tiene también su reflejo en las redes sociales, especialmente desde que el 27 de abril de 2010 el presidente Hugo Chávez entró a la arena del Twitter con su perfil personal ( www.twitter.com/chavezcandanga ). Su objetivo, según anunció, era “tomar por asalto un espacio que los burgueses creen que les pertenece”.

PUBLICIDAD

Más de dos años después, Chávez es el segundo jefe de Estado con más seguidores en Twitter en el mundo (3,3 millones, solo superado por Barack Obama) y el oficialismo ha extendido su guerra comunicacional al espacio de las redes sociales con mucha intensidad, especialmente durante la recién terminada campaña electoral.

Para monitorear el intenso movimiento en Twitter durante la carrera electoral, el periódico El Nacional desarrolló el Tweetómetro (www.tweetometro.net), una herramienta para seguimiento detallado del intenso movimiento de las cuentas más influyentes de cada comando de campaña, y dio una lectura en tiempo real sobre la fuerza, la influencia y el impacto de cada candidatura en Twitter.

Millones de mensajes relacionados con esta campaña corrieron por la red y la oposición (encabezada por Henrique Capriles, www.twitter.com/hcapriles ) dominó con 62%, mientras que Chávez tuvo un 38%.

Esta no es la primera vez que una tendencia mayoritaria en redes sociales termina de minoritaria en el mundo “real”.

  • Comparta este artículo
Archivo

La política en América Latina ya no se entiende sin Twitter

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota