Por: Mercedes Agüero 13 junio, 2012

Los diputados liberacionistas que integran la comisión investigadora de la trocha fronteriza se dedicaron ayer a desacreditar a quienes cuestionan la obra.

“Aquí voy a hacer una defensa a la determinación de hacer esta carretera y a tratar de descalificar el criterio de don Olman (Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingeniero y de Arquitectos), dijo María Ocampo, de Liberación Nacional (PLN).

Comentarios similares exteriorizaron sus compañeros Alicia Fournier y Víctor Hugo Víquez, cuando objetaron las observaciones realizadas por Vargas.

El ingeniero señaló defectos en drenajes, taludes y alcantarillas de la trocha fronteriza.

Víquez exigió pruebas escritas de lo señalado por Vargas y como no las obtuvo en ese momento, se alteró y lo acusó de “mentiroso e irresponsable”, dijo el ingeniero.

Esto provocó la ira del asesor legal de Vargas, Marco Escalante, quien, según Víquez, lo acusó de “pendejo” y de escudarse en su inmunidad como legislador.

Al final, Escalante fue expulsado de la comisión y Víquez lo siguió muy de cerca. Algunos asesores se interpusieron entre ambos para evitar golpes.

Sin embargo, la estrategia del PLN fue criticada por diputados de la oposición. “Quieren desacreditar a cualquier persona que comparezca”, señaló el socialcristiano Wálter Céspedes.

“Me parece muy lamentable y vergonzoso el espectáculo montado por los diputados de Gobierno frente a un profesional que se limitó a hacer observaciones técnicas de una obra, que se ha develado como el escándalo más grande”, agregó Luis Fishman.