No son el objetivo de pesca, pero resultan capturadas por líneas y redes

Por: Michelle Soto 3 abril, 2013

Aunque no son objeto de pesca, las tortugas marinas terminan atrapadas en trasmallos, palangres y redes de arrastre.

A esto se le conoce técnicamente como pesca incidental (aunque popularmente podría decirse “pesca accidental”) y es una de las mayores amenazas a la megafauna de los océanos (mamíferos, aves, tortugas y elasmobranquios).

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke, la Universidad de Stanford, la Universidad Estatal de San Diego y Conservación Internacional, publicado en la revista científica Ecosphere , se dio a la tarea de analizar el impacto que tiene la pesca incidental en tortugas marinas a escala global y tomando en cuenta tres artes de pesca (palangre, trasmallo y redes de arrastre).

En este sentido, se dieron cuenta de que tanto el impacto como la mortalidad eran significativamente menores en palangres que en trasmallos y redes de arrastre.

“Esto nos sorprendió un poco porque pensábamos que la pesca con palangre era la primera causa de mortalidad accidental tanto de tortugas como de aves marinas. Este estudio muestra que hace falta continuar actuando para reducir la captura de tortugas en los palangres, pero que habría que concentrarse más en las redes para camarones y redes de arrastre, ignoradas en el pasado”, comentó la investigadora Rebecca Lewison a AFP.

Asimismo, los registros de pesca incidental en barcos palangreros ocurrieron tanto en áreas océanicas como en sitios cercanos a la costa mientras que los trasmallos y redes de arrastre prevalecieron en áreas más costeras.

Otra observación que hicieron fue que los registros de tasas de pesca incidental y esfuerzo pesquero fueron más abundantes en el Pacífico este, Atlántico norte, Atlántico sureste y el Mediterráneo.

“Muchas poblaciones de tortugas marinas podrían extinguirse localmente si no se reduce la captura incidental”, destacó el investigador Bryan Wallace.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron 1.800 registros mundiales de pesca incidental con palangre, trasmallos y redes de arrastre ocurridos entre 1990 y 2011, provenientes de 239 fuentes (artículos científicos, informes técnicos y simposios).

“Los resultados, basados en la mejor información disponible, pueden facilitar la priorización de los esfuerzos de conservación para reducir la pesca incidental en áreas donde las pesquerías podrían impactar a las tortugas marinas”, señaló el estudio.