Archivo

La pesadilla está de vuelta

Actualizado el 30 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

El chef británico se convierte en el salvador de algunos de los peores restaurantes de Estados Unidos en la nueva emisión de Kitchen Nightmares.

Archivo

La pesadilla está de vuelta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La pesadilla está de vuelta - 1
ampliar
La pesadilla está de vuelta - 1

Gordon Ramsay, el polémico chef británico, está de vuelta con la quinta temporada de Kitchen Nightmares , en la que se encarga de rescatar algunos restaurantes en apuros, así que más vale que los dueños se arrollen las mangas y se comprometan con la excelencia, esto si no quieren enfurecer al incendiario cocinero.

El show , que se transmite los lunes, a las 9 p. m., por Fox Life, muestra al chef en algunos de los restaurantes más desagradables y en apuros de Estados Unidos, a los que llega con una retadora misión. Así, cada semana, visitará algún local considerado una verdadera pesadilla y busca cómo ayudarlos a salir del repugnante abismo en el que se encuentran.

Muy distinto al personaje que muchos odian en su otro programa Hell's Kitchen (donde busca hallar al mejor chef), en esta temporada Ramsay muestra su lado más compasivo e incluso protector. Eso sí, su lado más explosivo siempre está latente: no podría ser de otra forma.

Misión: salvamento

El primer paso de este reality se da cuando el chef llega a un restaurante poco lujoso, casi como la soda de la esquina. Ahí, el europeo empieza por probar los platillos “estrella” del menú , que por lo general están bien lejos de ser una delicia. De hecho, en el primer episodio –transmitido el lunes pasado– fue tal el deséxito que la mayoría de platos terminaron en el basurero y el chef en busca del baño.

Tras este primer sondeo, llega el crudo momento en que el chef enfrenta al dueño del local para ofrecer su veredicto. Hablar de verdades incómodas es un piropo: su diagnóstico es un real tratamiento de choque y, por lo general, sus observaciones son recibidas con escepticismo y negación.

Y es que con más de 20 años de experiencia y múltiples premios en la carrera de Ramsay no queda otra que escuchar.

El plan de este chef escocés va desde remozar el menú hasta renovar la decoración y el concepto del lugar, en lo que no es otra cosa que una intervención de emergencia en medio del caos.

Con su mano firme y su verbo mordaz, el chef intenta imponer su parecer en la cocina con el favor de algunos de los miembros del equipo y el disgusto de otros, por lo general, de quien toma las decisiones en el lugar.

PUBLICIDAD

Desde el infierno

El chef más odiado y amado de la televisión (como se le conoce a Ramsay) se ha vuelto una figura mediática imposible de ignorar. Que lo digan quienes lo han visto destrozar sin miramientos a sus pupilos en Hell’s Kitchen .

Y es que resulta inevitable odiarlo cuando estalla en gritos frente a la ineficiencia de algunos de los aprendices de chef que compiten en este programa que ya acumula 10 exitosas temporadas.

En el caso de Kitchen Nightmares , se trata de la quinta temporada del programa que llega entre llantos, gritos y platos rotos. La temporada está compuesta por 17 episodios de una hora cada uno, tiempo en el cual Ramsay se explaya en su dominio del tema.

No en vano cuenta con 12 estrellas Michelín, otorgadas por la editora francesa del mismo nombre.

Además de ser uno de los cocineros más cotizados y de ser dueño de restaurantes de cinco estrellas, Ramsay no duda en visitar los lugares menos sofisticados con la intención de ofrecer una mano amiga. El show está basado en el programa británico Ramsay's Kitchen Nightmares que se estrenó en el 2004 en la televisión inglesa.

Al igual que en la versión original, los dueños de un restaurante en aprietos ecónomicos y cada vez con menos clientela invitan a Ramsay para buscar una salida a sus problemas.

Durante una semana, el cocinero prácticamente vive en el lugar supervisando cada detalle, algunos de los cuales pueden ser bastante grotescos, como la rata que apareció en el programa del lunes pasado.

Una vez puesto en acción el plan del chef, cualquier cosa puede suceder, de manera que el éxito no está garantizado. A Ramsay no le queda más remedio que dejarlos volar por cuenta propia.

Pero la historia tampoco termina ahí, pues a lo largo de esta nueva emisión el equipo del programa volverá a visitar algunos de los restaurantes intervenidos para constatar su progreso o fracaso.

Aunque la quinta temporada es la que se empieza a transmitir en Fox Life, la cadena ya anunció desde principios de este año que decidió renovarla para una sexta temporada.

En el capítulo de este lunes 1 de octubre, usted podrá ser testigo de cómo una mujer despierta de un coma de dos años solo para encontrarse con su negocio al borde de la ruina, gracias a la ineficiente operación de su hijo.

PUBLICIDAD

¿Podrá el chef Ramsay salvarlos? Como es bien sabido, al menos por parte de Gordon, la mesa está servida y él hará lo imposible por sacar el negocio a flote.

El futbolista truncado

Nacido hace 45 años en Escocia, los sueños de Gordon Ramsay no estaban en la cocina, al menos no eran su primera opción. Más bien, de pequeño, su ilusión era ser un gran jugador de futbol, deporte para el que demostró que tenía buenas aptitudes, según se desprende de decenas de entrevistas publicadas en los principales diarios del mundo.

Ramsay jugó en un equipo infantil e incluso llegó a hacer una prueba con el Rangers, el cuadro que admiraba desde niño, pero su destino sería otro.

Una grave lesión en una rodilla acabó con ese anhelo infantil y, de paso, viró su destino. Aún siendo un adolescente, decidió tomar con mayor seriedad otro de sus intereses, la cocina, y se enroló en una escuela técnica para alcanzar este nuevo objetivo.

Su nueva meta lo llevó hasta Londres. donde trabajó con prestigiosos chefs, pero él quería más y Francia fue su siguiente –y lógico– paso.

Para 1993 regresó a la capital inglesa, donde empezó a trabajar como jefe chef en renombrados restaurantes y los reconocimientos empezaron a llegar.

Cinco años después logró cumplir su ansiado sueño de abrir su propio restaurante con su nombre. y también se llenó de distinciones.

A la fecha ha llegado a tener restaurantes en ciudades como Dubai, Tokio, Nueva York y Montreal, entre otros. Además, en el 2004, llegó a la televisión británica con la serie original de Kitchen Nightmares.

Años después, cuando recibió sus premios como chef, Ramsay recordó que sin aquella lesión infantil no sería hoy el gran cocinero que es.

El detestable rey de la cocina

El ascenso de Gordon Ramsay a la élite de la cocina internacional no ha estado exento de polémica y mucho de ello ha tenido que ver con su gran boca.

Conocido por su fuerte temperamento y su lengua filosa, este chef se ha ganado el respeto en la industria pero también el odio de muchos.

Famosos son los desplantes, gritos y peleas en el set de Hell's Kitchen todo ello en el proceso de hallar a la próxima estrella de la cocina.

Palabras fuertes e insultos de ambos lados siempre están presentes a lo largo del programa.

Pero también ha tenido acaloradas discusiones con algunos de los más renombrados críticos de comida del mundo. Incluso, en una ocasión llegó a expulsar de uno de sus restaurantes al afamado crítico A. A. Gill con todo y acompañante, quien era nada más y nada menos que la actriz Joan Collins.

Ese fue el principio de un intercambio de insultos entre ambos, en el que Gill llegó a alabar su comida pero a calificar a Ramsay como un ser humano de segunda categoría.

Trago amargo en Costa Rica

En el 2011, el chef Gordon Ramsay visitó nuestro país para sumarse a la lucha contra el comercio ilegal de aleta de tiburón, pero la experiencia resultó aterradora.

Según le contó Ramsay al diario canadiense The Toronto Sun , mientras filmaba escenas para un nuevo programa para la televisión británica llamado Big Fish Fight se enfrentó con un grupo de traficantes de aletas.

Tan mala suerte corrió el chef que fue retenido a punta de armas de fuego y cuando escapó subió a una azotea donde pudo ver una cantidad incontable de aletas, según narró.

El susto no terminó ahí, ya que los mafiosos incluso llegaron a rociarle gasolina, mientras le ordenaban que dejara de filmar.

Según relató Ramsay, la buena fortuna estuvo de su lado ya que llegó la policía y le aconsejaron abandonar el país por su seguridad.

Su visita a Costa Rica está documentada en un video que el propio Ramsay colocó en el sitio de Youtube.

  • Comparta este artículo
Archivo

La pesadilla está de vuelta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota