Archivo

Testimonio

Un paseo por el Museo del Árbol

Actualizado el 21 de octubre de 2012 a las 12:00 am

En Internet Una revista mensual reúne fotografías de obras de arte y escritos dedicados a la naturaleza

Archivo

Un paseo por el Museo del Árbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

E l Museo del Árbol es un espacio abierto en Internet y pensado para la contemplación del árbol, donde imaginamos estar bajo su sombra benéfica y reflexionamos sobre su significado en nuestras vidas y en la conservación del ambiente natural.

El árbol es signo de esperanza. Su acción purifica el aire, aminora el impacto del cambio climático, protege los recursos hídricos, y nos ofrece productos tales como maderas, frutos y flores, para embellecer el entorno donde arriban muchas criaturas a su habitat .

Las abuelas decían que había que hablarles y ponerles música a las plantas para que se vuelvan bonitas. Yo creo en eso; pienso que al tomar fotografías, dibujar, pintar o escribir sobre estas criaturas verdes, se les demuestra otra forma de amor por tanto bien que nos brindan. Desde mi juventud –cuando era aprendiz de arte–, estos fueron mis modelos pues bajo su ramaje pasaba horas de horas dibujándolos e intentando comprender su morfología; aún hoy lo hago.

Comienza el museo. En la segunda parte del año 2010, sorprendido por las posibilidades comunicativas abiertas por Internet, surgió la idea de tener un espacio en la Red para la observación de la naturaleza, en especial el árbol y el bosque.

Hablé entonces con el escultor e ingeniero agrónomo especialista en reforestación Rodolfo Uder, con quien comparto esta visión del árbol y los sueños. Juntos decidimos crear la revista mensual Museo del Árbol en Internet.

Estábamos seguros de que los insumos vendrían por añadidura. A más de dos años de iniciada la experiencia, ya publicamos 26 ediciones en Internet , y una edición especial impresa gracias al apoyo de la compañía Jiménez & Tanzi.

Vislumbramos una manifestación artística muy actual, que se apropia de las ventajas de las redes para hacer crecer un árbol imaginario, llamado “museo”. Desde su sombra, ese árbol anima a artistas y a fotógrafos a producir una cultura que aborde asuntos relacionados con el tema central: el árbol.

El Museo del Árbol se vuelve una obra abierta, grupal, con el apoyo de la revista, que publica fotografías, dibujos, grabados, pinturas, ensambles, instalaciones, collages , poesía, narrativa y ensayos: todo, en torno a la vida natural.

PUBLICIDAD

Universo digital. Un espacio virtual no es físico, pero permite hacer mucho; por ello, nos proyectamos en el mundo aprovechando las redes sociales y las plataformas de Internet. En nuestra página en Facebook, etiquetadas por personas de todo el mundo, llegan fotografías, cuentos, canciones y memorias relacionados con árboles, bosques y arte en la naturaleza. Esto fortalece el carácter de compartir, gesto tan propio de las redes. De igual manera, Twitter nos aporta una cantidad creciente de seguidores.

Proyección cultural. Al ser una publicación en Internet, el Museo del Árbol plantea el desafío de que el visitante pueda leerla por completo en una sola entrada. Según la experiencia, es raro que el visitante regrese a una página. Cuando los textos son demasiado largos, cambia de lectura.

Ante esos desafíos, procuramos subir ideas sustanciales e imágenes que deleiten y sean significativas. De aquí deriva la analogía con un museo. Leer nuestra revista equivale a andar por las salas de un museo reflexionando sobre lo exhibido; pero de nada vale poner nuestra mirada en “lindas fotos” si no se estimula una conciencia de protección a la naturaleza.

Hemos realizado varias exposiciones de arte en algunas galerías, como Museo del Árbol/Arte Contemporáneo 1 , de marzo a mayo del 2011 en la Galería Nacional; Museo del Árbol/Arte Contemporáneo 2 , en el Instituto de México, y Ruta de Museos y Galerías del Festival Internacional de las Artes del 2012.

En colaboración con ARTSeum, Arte Contemporáneo, en Internet se publicó el catálogo de la muestra de Rolando Castellón en ARTSeum La Garita y el libro (en Internet) Museo La Trifulca , de Rafael Ángel Zúñiga, de la ciudad de Liberia.

Una muestra de doce fotógrafos se exhibe en la Galería Artis, de la Universidad Autónoma Metropolitana en México, por invitación del destacado diseñador y artista Félix Beltrán. También participamos en el III Congreso de Museos del 2011 (en el capítulo “museos virtuales”), que conforma un circuito de instituciones culturales dedicadas a la preservación, la investigación y la exposición del patrimonio cultural y natural costarricense.

Corpus de colaboradores. Entre nuestros colaboradores hay médicos, abogados, diseñadores, sociólogos, docentes, arquitectos, economistas y fotógrafos de enorme cala en el panorama artístico local, como Lidilia Arias, Joaquín Murillo, Rodrigo Rubí, Maurizio Bianchi, Raymond Pauly, Luis Monge, Dunia Molina, Jenny Arroyo, Irina Yébenes, Carolina Valencia, Gabriela Valenzuela, Roberto Guerrero y Abelardo Morales.

PUBLICIDAD

Sin esperar alguna retribución económica, todos aportan fotografías para que cada edición ofrezca nuevos contenidos. Se emplean plataformas gratuitas en Internet, lo que no genera gastos, excepto el enorme trabajo que nos empeña.

En la sección “Contemplar el Árbol” recibimos imágenes de personas que quizás lo único que tienen a mano para captarlas sea un teléfono celular y el deseo de engalanar al árbol.

Se cuenta con la colaboración de la Fundación Árboles Mágicos de Costa Rica, grupo que aporta excelentes fotografías de Giancarlo Pucci y textos de Jaime Gamboa. La organización Mundo Forestal asesora en el reconocimiento de especies (dendrología). Además copatrocinan Optyma Industrial y Rizoma Diseño, que aportan los servicios de diseño y logística.

Mucho por hacer. Ilse Uder y el periodista Nelson Moya colaboran en la revisión de los textos. Se cuenta con el Sello de Respaldo de la Presidencia de la Asociación Latinoamericana de Diseño.

El proyecto es dirigido por el autor de este artículo y Rodolfo Uder, quien encabeza el proyecto Guanacaste Arboretum, un futuro espacio físico donde se pueda caminar y observar esculturas, instalaciones, diseños y mobiliario alusivos a los árboles. De esta manera podrá enriquecerse el conocimiento ambiental aprendiendo en un entorno abierto: una finca privada en la comunidad de Paraíso del Cantón de Santa Cruz, Guanacaste.

Nuestra motivación no es simplemente extender la mirada y dejarla volar en el territorio de la imaginación, ni exclamar delante del panorama, “¡Qué lindo!, ¡qué maravillas nos da el Creador!”.

Conocemos la emergencia de los recursos naturales tan violentados, incluso en Costa Rica, país que proclama ser recinto protector del bosque. Aún así, hay mucha púa, mucha motosierra, mucho rótulo pegado a los troncos, mucho cazador inescrupuloso, y mucho fuego amenazante a la vida silvestre y sus criaturas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Un paseo por el Museo del Árbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota