Archivo

Un pase al vacío y la anotación vital

Actualizado el 17 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Un pase al vacío y la anotación vital

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Hubo entrega, faltó lucidez. Pablo Gabas queda prensado entre Mauricio Núñez y Esteban Granados. La presión en el mediocampo impidió en gran medida el despliegue estratégico del primer duelo de la final. | JORGE CASTILLO
ampliar
Hubo entrega, faltó lucidez. Pablo Gabas queda prensado entre Mauricio Núñez y Esteban Granados. La presión en el mediocampo impidió en gran medida el despliegue estratégico del primer duelo de la final. | JORGE CASTILLO

Corría el minuto 32. Alajuelense ganaba por la mínima, merced a la anotación de Allen Guevara, la que se había producido ocho minutos antes, al 24', precisamente.

Pablo Gabas recibió el balón recostado sobre la derecha, en el mediocampo. Extendió un pase al vacío, sobre el mismo andarivel.

Por ahí apareció Armando Alonso. El Caya, quien sacaba una jornada nítida hasta que provocó su tonta expulsión (52'), tuvo chance suficiente para recibir, acomodarse la esfera y elevar un centro muy bien dirigido hasta la cabeza de Jorge Davis.

Davis, un emergente que no figuraba en los cálculos de nadie, a excepción, claro está, de Óscar Ramírez, su avezado estratega, enderezó el disparo con exquisita solvencia. ¡Nítido y a los cordeles!

Al reiterar y ampliar el concepto del “pase al vacío”, emerge el nombre de Pablo Gabas. Curiosamente, hasta entonces, el mediocampista no figuraba con sus mejores luces en el encuentro.

Mas esto no quiere decir que estuviera ausente o que actuaba mal. ¡Qué va! Una vez más, Pablo Daniel demostró por qué está considerado como uno de los mejores valores creativos del futbol tico.

Ese pase a “tierra de nadie” fue una joyita de concepción y estrategia. Una acción que nació de la inteligencia, de la lectura del juego, de la facultad mental de un futbolista pensante que sabe que se juega con el balón y sin él.

Aunque no se notaba como sus compañeros Guevara y Alonso, sin duda Pablo Gabas estaba ahí.

La anotación tuvo además la virtud para la Liga de aplacar la furia de su enconado rival.

  • Comparta este artículo
Archivo

Un pase al vacío y la anotación vital

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota