Archivo

Fotografía

Las paredes hablan con imágenes

Actualizado el 16 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Fundación Imago El Tercer Salón Anual de la Imagen ofrece más de cien fotografías artísticas

Archivo

Las paredes hablan con imágenes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tres salas de la Galería Nacional han abierto más ventanas que nunca; en realidad, son fotografías a través de las que vemos a San José por sorpresa: su gente, sus sombras y el andar quieto de sus calles. Las fotografías artísticas corresponden al Tercer Salón Anual de la Imagen en Costa Rica, organizado por la Fundación Imago con el auspicio de la empresa Olympus, dedicada a la tecnología de la imagen.

Se exponen más de 100 obras de 20 fotógrafos. Una sala aparte exhibe fotos en las que se ve a personas en cuartos de baño. Las tomaron el español Joan Fontcuberta y artistas mexicanos, como Pedro Meyer. El curador cubano Juan Antonio Molina organizó esta la exhibición, titulada El baño .

¿Qué llevó a definir la ciudad de San José como el objetivo de las cámaras? El presidente de Imago, Jorge Luis Ramírez, explica: “Las ciudades en el mundo son los lugares donde se concentra la mayor cantidad de habitantes. Esto representa retos para todos en todos los órdenes: diseño, arquitectura, tránsito, manejo de desechos, comunicación, salud, educación...”.

“Deseamos que los participantes pudiesen usar fotografías para expresar propuestas conceptualmente bien articuladas o para denunciar realidades inaceptables”, continúa. En efecto, San José se percibe otra, pero también ya familiar, en fotos en blanco y negro de casas de Luis Diego Matarrita, y en los montajes de casas y calles de Victoria Cabezas. “Personajes citadinos” nos siguen desde las fotos en gran formato de Lidelia Arias.

Celebración. Para Ramírez, los fotógrafos expresan emociones con respecto a la ciudad: crítica, nostalgia, tristeza, celebración, y añade: “La gente termina pareciéndose a su ciudad pues compartimos un imaginario, pero en estas fotos no se percibe hostilidad ni enojo”.

Cronotipia se llaman las fotos de Elías Marín Lara y retratan difusos interiores de casas. Cerca, caras desconocidas nos siguen con los ojos desde las fotografías en blanco y negro de Julia Murillo. Escenas doméstico-populares ironizan con la religión en Estética tropical del cuerpo de Cristo , de Ronald Reyes.

¿Cómo puede una imagen quieta, una fotografía, revelarnos el “aceleramiento del tiempo” que ha mencionado Jorge Luis Ramírez? Él responde:

PUBLICIDAD

–La imagen no es la fotografía. La imagen es siempre mental. El modernismo nos vendió la imagen de que todo debía hacerse rápidamente: “El tiempo es dinero”; pero el tiempo desaparece hoy: todo es simultáneo debido a la tecnología. La fotografía es parte de este nuevo ambiente de instantaneidad pues viaja por el ciberespacio con enorme presteza”.

Walter Rojas aporta fotocollages de casas, de intenso cromatismo y gran formato. Isaac Martínez exhibe fotos “esféricas” tomadas con lentes de gran angular, y Mariela Víquez cristaliza la noche en soledad y claroscuros.

–Usted cree que “hay esperanza”. ¿Por qué, después de todo?

–Las nuevas generaciones enfrentarán nuevos problemas, pero lo harán desde nuevos paradigmas. Los valores cambian, la gente cambia, y nuevas formas aparecerán. Esta exposición propone un espacio de reflexión futura que espero que tenga eco en otros foros, como Tertulias Urbanas, Chepe Cletas y Art City Tour.

Ironías y esperanzas. ¿Cómo sería la ciudad que el grupo de fotógrafos querría para todos? “Sería más solidaria y más tolerante. No creo que ninguno piense que San José es insegura”, responde Jorge Luis.

Una de las paredes de la galería nos propone las fotos de Victoria Cabezas, con montajes de autos y cocheras y algunos muñecos kitsch , y Jorge Luis Ramírez ironiza con otros montajes, en los que hamburguesas  invaden edificios.

La muestra también brinda obras de Priscilla Castro, María José Torres, Carlos Antonio Gutiérrez, Grettel Monge, Luis Gutiérrez Rubino y Mario Acosta, todos distintos entre sí y todos creativos.

La fotografía fue la hermana seria de la familia cuando a la pintura se le dio por mentir bellamente con el impresionismo, y lo fue cuando aparecieron las vanguardias –la literatura fantástica de la pintura–.

Empero, con los años, la fotografía se animó a bailar más presto, a pintarse también, a jugar con la computadora, y hoy deslumbra con sus variedades infinitas. Aquí, las paredes oyen, pero también hablan y lo hacen con imágenes.

En octubre, esta exposición se presentará como parte del Festival Internacional Cervantino, en Guanajuato, (México) gracias al patrocinio de la Universidad de Guanajuato. La muestra estará abierta hasta el jueves 27 de septiembre en la Galería Nacional, en el Museo de los Niños. Horario: de lunes a viernes de 8:30 a. m. a 4:30 p. m.; sábados y domingos, de 9:30 a. m. a 5 p. m. Entrada gratuita. Teléfono 2258-4929.

  • Comparta este artículo
Archivo

Las paredes hablan con imágenes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota