| Estudio neurológico y linguístico

Las palabras pueden cambiar su cerebro

Al oír el vocablo ‘no’ cerebro segrega cortisol, la llamada hormona del estrés

Mientras, al escuchar ‘sí’ se libera dopamina, hormona del bienestar

Últimas noticias


        
        
      Las palabras positivas son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, que es el de las emociones. | NYT
Las palabras positivas son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, que es el de las emociones. | NYT ampliar

José Saramago, el fallecido Premio Nobel de Literatura, dijo en el 2004 que las palabras no son ni inocentes ni impunes. “Hay que decirlas y pensarlas en forma consciente”.

Varios científicos han abordado ese parecer para explorar cuál es el poder de las palabras y su impacto en el cerebro.

Mark Waldman y Andrew Newberg, psiquiatras y profesores de las universidades de California y Thomas Jefferson, publicaron su investigación sobre el tema en un libro titulado Las palabras pueden cambiar tu cerebro .

En él reflexionan sobre las cargas de las palabras negativas y positivas y explican, por ejemplo, que cuando se escucha la palabra “no” al comienzo de un diálogo, el cerebro empieza a liberar cortisol, la hormona del estrés y la que nos pone en alerta.

Por el contrario, cuando escuchamos un “sí”, se activa una liberación de dopamina, la hormona de la recompensa y el bienestar.

Leonardo Palacios, neurólogo de la Universidad del Rosario, asegura que toda expresión hablada, sea positiva o negativa, produce una descarga emocional desde el cerebro.

Una palabra negativa o insultante activa la amígdala, estructura del cerebro vinculada a las alertas, y genera una sensación de malestar, ansiedad o ira. Y es ahí cuando la persona tiene dos posibilidades: responder de una manera similar (incluso con una agresión física) o actuar con indiferencia, acudiendo a la razón.

Las palabras positivas o estimulantes son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, que es el de las emociones. Por lo tanto, van a generar placer, sorpresa y alegría. Sin embargo, aclara Palacios, todo depende del tono, el volumen y el contexto. “Hasta la ofensa más horrible puede ser asimilada si se dice en tono suave y amable”.

Comunicarse mejor. Ariel Alarcón Prada, psicoanalista y líder de un programa para la reducción del estrés, afirma que, antes que analizar las palabras, hay que revisar los procesos mentales y emocionales que las producen pues aquellas son una consecuencia final. La persona siente una emoción, la procesa internamente y luego escoge una palabra para denominar una emoción, y la comunica. Y ese proceso, es inconsciente.

Lo realmente importante es analizar el estado emocional de las personas y el porqué de la amargura o agresividad que las lleva a usar malas palabras. Es decir, tienen que buscar una reparación emocional para que puedan comunicarse mejor.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Las palabras pueden cambiar su cerebro