Por: Esteban Mata Blanco 7 junio, 2012
 El dragado del río San Juan tensó las relaciones con Nicaragua. | ARCHIVO
El dragado del río San Juan tensó las relaciones con Nicaragua. | ARCHIVO

La Cancillería protestó ayer y pidió cuentas a la embajada de Nicaragua por el proyecto para construir un canal interoceánico a través del río San Juan y el lago de Nicaragua, que anunció el mandatario vecino Daniel Ortega.

“Mi gobierno solicita al de Nicaragua el envío, por los canales diplomáticos correspondientes, de toda la documentación relacionada con la posible construcción del referido canal”, señaló el vicecanciller Carlos Roverssi

La documentación que pidió Cancillería incluye estudios, el marco jurídico y la ruta del canal, al igual que la estimación de las afectaciones al caudal del río San Juan y su navegabilidad, las afectaciones al río Colorado y a la ribera costarricense del río San Juan.

“Nicaragua no puede pretender realizar un canal interoceánico sin antes pedir y oír el criterio de Costa Rica, y en el caso, como en el presente, donde puedan afectarse derechos de Costa Rica, la opinión de Costa Rica es vinculante”, agregó el vicecanciller.

La reacción de Costa Rica se da un día después de que Ortega enviara el proyecto de ley a la Asamblea Nacional con la intención de que las obras tenga rango de ley.

La tarde de ayer, medios nicaraguenses informaron que el proyecto tendría costo de $30.000 millones, y que hay seis países interesados en ayudar al financiamiento.

“Se ha platicado con Japón, China, Rusia, Venezuela, Brasil y Corea del Sur y todo el mundo está interesado”, aseguró Edén Pastora al diario Prensa Libre de Nicaragua.

Además, Pastora dijo ayer a Radio Reloj que para los estudios de factibilidad e impacto ambiental necesitan $300 millones, pero no precisó de dónde tomarían el financiamiento.

Etiquetado como: