Archivo

Lo que pagamos de impuestos

Actualizado el 24 de julio de 2012 a las 12:00 am

El gasto ilógicodel Gobierno central pone en peligro la estabilidad del país

Archivo

Lo que pagamos de impuestos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lo que pagamos de impuestos - 1
ampliar
Lo que pagamos de impuestos - 1

A partir del 2009 se abre el portillo para financiar el gasto del Gobierno central con préstamos. En el presupuesto del 2012 ya los impuestos solo cubren el 52% del gasto y el 48% debe hacerse con dinero prestado. Del presupuesto, el 94% se utiliza para el pago de salarios, pensiones, intereses y amortizaciones a la deuda, y solo el 6% para inversiones y otros.

Si fuéramos una familia, sería como si gastáramos ¢500.000 al mes pero el salario es solo de ¢260.000, por lo que tenemos que pedir prestado ¢240.000 al mes o usar la tarjeta. La única solución que nos queda es reunir la familia y buscar la salida permanente al problema.

Muchos costarricenses parten de algunos supuestos simples cuando plantean soluciones a la situación fiscal del país como: “pagamos solo el 14% del PIB en impuestos y deberíamos pagar alrededor del 20% para desarrollarnos”; “el problema es que aquí hay una gran evasión, con solo cobrar los impuestos que se evaden, sobraría la plata para el sector público e inversión”.

¿Es real nuestra carga tributaria del 14% del PIB? En Latinoamérica, los Gobiernos centrales con un 18,3% de impuestos como porcentaje del PIB (CEPAL 2010) cubren todos sus gastos desde educación hasta militares y, por supuesto, los servicios de salud. Costa Rica es el único país de Latinoamérica en que el Ministerio de Salud no presta servicios de salud, esto lo hace la CCSS. Por este motivo tiene absoluta lógica el que los pagos que hacen los patronos y trabajadores para su salud y pensión por medio de la Caja se consideren como carga tributaria.

En Costa Rica el pago a la CCSS para cubrir salud, pensiones y otros, representa el 11% del PIB, del cual 7% son para salud y 4% para pensiones y asignaciones familiares. Eso quiere decir que ya tenemos una carga tributaria no inferior al 25%. Si agregamos los impuestos municipales se paga más del 26% del PIB (por cada ¢100 producidos, 26 van a tributación). Llámese impuestos, tributos, tasas, cuotas, multas, etc., lo cierto es que los costarricenses contribuimos significativamente con el gasto público.

Según el FMI, la evasión y elusión fiscales en Costa Rica anda en alrededor del 5% del PIB, suponiendo que se pueda cobrar en su totalidad, lo cual es sumamente difícil. Por otra parte, si cobráramos más impuestos a sectores que no pagan o pagan poco, como zonas francas, servicios profesionales liberales, salud privada, educación privada, etc., quizá se podría aumentar en un 3% la recaudación. En este escenario ideal de cobro de tributos, se tendría un 14% de recaudación del Gobierno central, más 11% de salud y pensiones de la CCSS, más 5% evitando la evasión y elusión fiscal, más 3% de eventuales nuevos impuestos; esto alcanzaría el 33% del PIB en impuestos.

PUBLICIDAD

No debemos olvidar que no todos evaden impuestos por gusto, muchos lo hacen para sobrevivir y es evidente que estamos empujando a sectores económicos hacia la informalidad.

¿Cuánto gastamos hoy? 27% del PIB en el Gobierno central, 11% en la CCSS y 2% de municipalidades, lo que nos da un gasto real de 40%. Es decir, aun en un escenario ideal en cobro de impuestos, siempre nos haría falta incrementar un 5% del PIB solo para cubrir los gastos regulares del Gobierno; pero el gasto seguiría disparado en salarios y pensiones porque son “derechos adquiridos” que no se pueden tocar, según el exministro de Hacienda Fernando Herrero. Estos datos nos demuestran que la cobija no da para mucho más, la mayoría de sectores productivos decrecen, a excepción del financiero y de empresas bajo el régimen de zona franca tanto de producción como de servicios.

Asimismo, las municipalidades tratan de sobrevalorar las tierras para cobrar más a los productores agrícolas nacionales. Mientras tanto, desaparece el empresariado nacional. El 1% del PIB representa ¢210.000 millones.

Gasto desmedido. Mientras, el Gobierno central vive un gasto ilógico en función a los ingresos y que pone en peligro la estabilidad económica y social del país, los entes autónomos que se financian con servicios y cuotas empiezan a tener serios problemas al tener gastos mayores a sus ingresos, como está sucediendo con el ICE y la CCSS, lo cual agrava la situación aun más y en donde parece que la medicina podría tener características similares a las requeridas por el Gobierno central. Las municipalidades van por el mismo camino con un crecimiento en salarios no coherente con el crecimiento en ingresos y el crecimiento de la producción nacional y de la inflación. El sector público total representa el 15% del empleo nacional.

No debemos olvidar que los costarricenses somos los dueños de todo este aparato institucional y sus trabajadores son los servidores públicos y no los dueños de las instituciones. Si políticamente se han manejado mal y han llevado a situaciones de crisis, debemos corregir y tomar las medidas necesarias en el campo que sea, para que brinden el servicio que los costarricenses requerimos a un costo razonable y coherente con las posibilidades económicas del país.

PUBLICIDAD

El gasto público está descontrolado más allá de nuestra realidad económica, del aumento de la producción y de la inflación. La cobija para aumentar impuestos y subir tarifas por servicios da para muy poco; debemos resolver el problema a fondo todos los costarricenses esperando la colaboración de los funcionarios públicos que deben entender que hay condiciones que el país ya no puede darles, y se hace necesario sentar en la mesa de negociación a los trabajadores públicos, privados, empresarios, agricultores, profesionales, partidos políticos y Gobierno, a un proceso de diálogo, negociación y acuerdos que permitan un nuevo pacto social que implique reencauzar el rumbo de la patria.

  • Comparta este artículo
Archivo

Lo que pagamos de impuestos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota