Por: José Pablo Alfaro Rojas 17 octubre, 2015

Unos meses antes de su muerte, Orlando de León Catalurda le pidió a Marcelo Popeye Herrera que observara a una de las jóvenes promesas de Liberia.

No falló. El delantero Javier Camareno se alista con ilusión para el debut de la Tricolor Sub-17 ante Sudáfrica, el lunes (2 p. m.) en Concepción, Chile.

Es un legado más del uruguayo quien, antes de disputar la final de la Liga de Ascenso ante Puntarenas, le pidió al cuerpo técnico de la Sele que le diera seguimiento al talentoso joven.

“Siempre había querido estar en la Selección pero no se me había dado la oportunidad. Recuerdo que el profesor Orlando de León me recomendó, el cuerpo técnico de la Sele me vio y me llamaron”, dijo Camareno en declaraciones al departamento de prensa de la Fedefútbol.

Hoy está a solo unas horas del ansiado debut en la Copa del Mundo infantil; un torneo que marca la carrera del futbolista.

Bien lo dijo el volante alemán del Real Madrid Toni Kross al sitio web de la FIFA: “Fue uno de los eventos más importantes en mi desarrollo como jugador”.

“En este nivel uno se encuentra en una especie de vacío, pues sigues siendo un jugador joven, pero también estás a solo unos pasos del nivel profesional. Eso es un reto”, agregó el teutón.

Y a Camareno lo impulsó don Orlando para llegar hasta ahí.

“Fui uno de los últimos que ingresó al grupo. No estuve en ninguna eliminatoria, pero los compañeros me recibieron muy bien y me ayudaron a acoplarme rápido”, agregó el liberiano.

Concentración. Ahora el combinado infantil ultima detalles antes de enfrentar a los africanos.

Popeye resaltó el carácter del grupo, mientras que los futbolistas aseguraron que hay ansiedad y ganas de obtener un triunfo.

“Nos sentimos bien, preparados y muy concentrados; eso es lo primordial, la intensidad. El grupo trabaja fuerte, pero con cuidado (para evitar lesiones)”, manifestó el defensor Diego Mesén.

La Sub-17 se entrena bajo un clima frío, que ronda los 10 grados, enfocando sus fuerzas en la intensidad de juego del equipo.

“Aquí hay que luchar para que el profesor lo tome en cuenta a uno. Tenemos ansias de que llegue el partido, pero hay que tratar de estar tranquilos”, comentó Aarón Murillo al departamento de prensa de la Fedefútbol.