Archivo

Crítica de danza

Con ojos de mujer

Actualizado el 02 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Afinidad En la noche predominaron los enfoques de corte intimista

Archivo

Con ojos de mujer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Fedra Roberto interpreta La Intimidad.  Foto: Natalia HarveyAl cierre.
ampliar
Fedra Roberto interpreta La Intimidad. Foto: Natalia HarveyAl cierre.

La programación de la segunda jornada del 3.° Festival de Solos Hecho a mano, tuvo en común que los trabajos creados fueron ejecutados por sus autoras: la costarricense Valentina Marenco, la colombiana radicada en nuestro país Diana Betancourt y la invitada argentina Fedra Roberto. Ellas le dieron a la noche el sabor de feminidad desde ángulos muy diversos, como son la soledad, la maternidad y los secretos de familia.

La primera en exponer su exploración coreográfica fue Valentina Marenco, quien, motivada por los temores existenciales, logró dejar su soledad para hacerse acompañar del público en un canto final. Su propuesta, titulada Resonalízame, fue austera en el manejo de los recursos como el movimiento y la escenografía, pero intensa en las emociones.

Además, Valentina se mostró precisa en la ejecución y con buena capacidad de síntesis en su discurso corporal. Para este trabajo, Marenco diseñó el vestuario que la favoreció y se hizo acompañar de Esteban Howell en la banda sonora y Marianela Richmond en la concepción plástica.

La intervención siguiente fue Madre solo hay una y justo me tocó a mí, de Diana Betancourt, quien compartió escenario con los músicos Paloma Coronado (canto y percusión) y David Coto (guitarra) quienes interpretaron piezas de diferentes autores mientras realizaba su coreografía. Este trabajo está inspirado en el proceso de transformación que sufre una mujer para llegar a la maternidad y contó con un agradable vestuario, salpicado de humor, creado por un colectivo.

Betancourt en su interpretación se observó segura en el manejo de su cuerpo y su técnica, que utilizó para recrear a una mujer que libra varias batallas antes de ser madre. En su composición, aborda bien el espacio y se identifican algunas escenas reiterativas en las que la bailarina se regodea en sus movimientos. Una intervención inesperada (la de sus hijos) arrancó un caluroso aplauso al final.

El programa cerró con La intimidad , creada por Natalia Méndez y la argentina Fedra Roberto, de la Compañía Arketip. Fedra interpretó el trabajo de mayor duración, en el cual predominaron elementos de la danza-teatro que se utilizaron para plasmar el tema.

La reiteración de fragmentos coreográficos para llevar al espectador al siguiente paso fue la base de la construcción de esta obra, así como el uso de la voz, que contó con adecuada proyección.

PUBLICIDAD

Durante su interpretación, Fedra Roberto fue capaz de lograr múltiples situaciones alusivas a la historia familiar que, por presiones sociales, se desean ocultar entre cuatro paredes. Y lo hizo con dominio técnico y solvencia en su presencia escénica.

La intimidad contó con un vestuario de gran sencillez pero funcional, pocos elementos de utilería y una banda sonora concebida por Marcos Radicella, quien integró piezas de varios autores para recrear una ambientación de nostalgia.

En general, el diseño de iluminación de esta función logró efectos más diferenciados y matices que enriquecieron las propuestas de las autoras.

Por su parte, el público reconoció el trabajo de las bailarinas con un sonoro aplauso.

  • Comparta este artículo
Archivo

Con ojos de mujer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota