Jerarca afirma que, con esos recursos, se podría terminar el proyecto de 160 km

Por: Esteban Mata Blanco 29 enero, 2013

El costo de la trocha fronteriza en la zona norte podría aumentar en ¢36.000 millones más, de acuerdo con el ministro de Obras Públicas y Transportes, Pedro Castro.

El jerarca explicó que hay “una estimación general, para todos los 160 kilómetros, de aproximadamente ¢36.000 millones”, rubro que incluye la colocación de puentes, necesaria para conectar los poblados fronterizos entre Los Chiles de Alajuela y Sarapiquí de Heredia.

En declaraciones a ADN 90.7 FM, el titular del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) reiteró la imposibilidad de que este gobierno finalice la obra, aunque dijo que intentarán dejarla lo más avanzada posible.

El proyecto de la trocha fronteriza, en el que el Gobierno habría invertido cerca de ¢23.000 millones, quedó frenado desde el 4 de mayo del 2012, cuando la presidenta, Laura Chinchilla, denunció supuestos actos de corrupción en el manejo de la contratación de maquinaria para abrir la vía.

Ese mismo día, Chinchilla destituyó al ministro de Transportes, Francisco Jiménez. Desde entonces, la mandataria tuvo problemas para encontrar un sustituto, hasta que Castro aceptó el puesto.

Bajo investigación. Al día de hoy, el Ministerio Público investiga la contratación de, al menos, 36 empresas que vendieron servicios al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

La ruta Juan Rafael Mora Porras, mejor conocida como trocha fronteriza, es el principal proyecto de infraestructura del Gobierno y se gestó a principios del 2011 como respuesta a las tensiones territoriales con Nicaragua, a propósito de la entrada de militares de ese país a isla Calero, en Pococí.

Ante las eventuales amenazas de una incursión armada de los nicaraguenses, el entonces ministro de Seguridad, José María Tijerino, alertó sobre la necesidad de mejorar las rutas de acceso a los puestos de vigilancia fronteriza.

Según un informe del exministro Jiménez, Tijerino fue uno de los funcionarios que alertó sobre la necesidad de mejorar las rutas fronterizas en la zona norte.

En un documento presentado al Congreso el 14 de agosto del 2012, Jiménez señaló que Tijerino, junto con el entonces ministro de la Presidencia, Marco Vargas, convocó a una reunión urgente para exponer la situación de isla Calero.

Además, Jiménez afirmó que Tijerino convocó a reuniones de seguimiento de las obras en la frontera por tratarse de un asunto de seguridad nacional.

Hoy, Tijerino, quien se desempeña como embajador de Costa Rica en Uruguay, comparecerá ante los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, quienes investigan la actuación de funcionarios en el manejo y dirección de las obras en la zona y en el proyecto de la trocha.

Etiquetado como: