Archivo

El nuevo clan de irreverentes de la TV

Actualizado el 17 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Si American Dad le parece transgresora, Brikleberry, nueva serie animada para adultos, solo tiene dos opciones: ganarse su odio o su amor leal. De estreno en FX.

Archivo

El nuevo clan de irreverentes de la TV

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dos osos aparéandose por aquí, dos monos por allá, dos pájaros en el follaje de un árbol y hasta dos elefantes se las ingenian para saciar su instinto... las escenas se suceden con toda naturalidad en el promocional de la nueva serie de FX, Brikleberry , que viene causando intriga desde que se anuncia en esa señal desde hace mes y medio.

Por fin, a partir de este domingo 17 se devela el misterio y es así como esta nueva serie animada para adultos despliega el humor más filoso de FX –lo cual es mucho decir – bajo el enunciado “Todas las especies pueden convivir en armonía en la jungla... menos el hombre”.

La trama gira alrededor de un grupo de incompetentes guardaparques, que en pocas ocasiones hacen bien su trabajo, lo que pone en jaque el funcionamiento del Parque Nacional Brickleberry.

El cierre es inminente, pero entonces una rubia despampanante y con gran experiencia es incorporada al equipo para poner todo en orden.

Tras observar el capítulo piloto y algunos tráilers, queda patente que la serie, estrenada en setiembre pasado en EE.UU., mezcla el encanto de los animados con un humor negro cargado de bromas sexuales, muchas veces pasadas, pasadísimas de tono (por algo se aclara que es un animado para adultos).

Pero aún en medio de tanta rudeza, se perciben enamoramientos solapados, causas perdidas y sueños perennes, lo cual en el fondo convierte el “vulgarzón” animado en una tosca analogía de la vida real.

Malloy, el pequeño oso marrón, de paso, el rufián de la serie, no conoce las sutilezas y suele poner el dedo en la llaga cuando se trata de abordar los conflictos entre los pintorescos guardaparques.

Entre estos está Steve Williams (voz de David Herman), quien siempre soñó con ser un guardaparques estrella, como su padre, máxime después de que este se perdió en el bosque para no aparecer nunca más. Steve, inepto por naturaleza, no tiene más remedio que conformarse y vivir del nombramiento de “empleado del mes” que le fue otorgado muchos años atrás.

A regañadientes recibe la noticia de que Sethel Anderson (voz de Kaitlin Olson) será transferida del parque Yelloswstone en una suerte de intervención que Steve repudia. Ella lo ve como un imbécil, pero es imposible no percibir cierta tensión sexual entre ellos en algunos momentos.

PUBLICIDAD

Y así se van sucediendo los extraños personajes, todos con rasgos que se encuentran cotidianamente en las rarezas del mundo actual. Woody Johnson, veterano de 55 años con antecedentes militares, es uno de los más esforzados guardaparques, pero guarda un tenebroso y bizarro secreto que comparte con Malloy en un momento de debilidad.

Y es que este oso se convierte en el eje de la serie pues, tras ser adoptado por Woody, termina por hacer lo que le da la gana y su benefactor le permite jugar videojuegos todo el día y comer todo tipo de comida chatarra. Se cree superior a todos y su pasatiempo favorito es desafiar y mortificar a los guardaparques, en especial al pobre Steve. Cada quien lidia con extraños fetiches o manías, como Denzel Jackson, un afroamericano que odia su trabajo pero debe permanecer ahí por orden de su gobierno. Sus problemas se concentran en el extraño gusto que desarrolla por las mujeres blancas de edad avanzada, lo cual lo mete en serios líos con más de una turista.

Creada en conjunto por Comedy Central y Fox, Brickleberry ha ganado adeptos y detractores pero, a juzgar por la desición de las cadenas, los primeros parecen ser más que los segundos: en noviembre pasado, se concretó la firma para una segunda temporada. 1

  • Comparta este artículo
Archivo

El nuevo clan de irreverentes de la TV

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota