Archivo

La nueva genética

Actualizado el 25 de junio de 2012 a las 12:00 am

Una vez más, la ciencia nos lleva a conocer los secretos de la vida

Archivo

La nueva genética

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos 50 años, los conocimientos generados en las diferentes ramas de la biología han cambiado el análisis de los diversos procesos biológicos, siendo la herencia y la evolución uno de los más impactados. En 1953, Watson y Crick detallaron la estructura del ADN y con ello cambió la perspectiva del estudio de la vida; se origina la biología molecular, la cual se dedica a estudiar los seres vivos a partir de los genes.

En los años noventa, el proyecto Genoma Humano logra conocer la secuencia completa del genoma, lo cual ha sido muy relevante como ejercicio científico y por el impacto que ha tenido en la biología molecular ya que en el proyecto se determina, entre otras cosas, que el ser humano tiene alrededor de 25.000 genes, mucho menos de lo que se esperaba, ya que el genoma tiene la información para más de 100.000 proteínas.

Estos descubrimientos cambian el concepto de gene y demuestran que muchas de las creencias sobre el sistema genético son incorrectas. En la actualidad se conoce que las células pueden transmitir información de una generación a la otra sin que medien los genes, sino por el código epigenético. Básicamente, la epigenética es el estudio de los cambios en la actividad genética sin que haya alteraciones en el código genético, y ese cambio se pasa por lo menos a una generación.

Cuando una célula se divide no solo el ADN pasa a la célula hija, sino que pasa el citoplasma y sus organelas, las proteínas que están asociadas al ADN (histonas), otras moléculas como los diferentes ARN y las estructuras moleculares como los “membranomas” que son un sistema estructural de herencia en el cual las proteínas y lípidos existentes en las membranas sirven de modelo o guía para formar las membranas en la células hijas. La herencia está en la estructura misma, en su propia organización. Es una continuidad de toda la red epigenética.

Complejidad de la herencia. Estos descubrimientos han dejado claro la complejidad de la herencia y el conocimiento actual que respalda que la expresión del gen es multifactorial y dependerá de otras características internas y externas del individuo. Se ha demostrado que factores externos como la dieta, el estrés, exposiciones a diferentes químicos o estilos de vida actúan sobre el código epigenético provocando cambios químicos (metilaciones) en el ADN y en las proteínas (histonas) que lo rodean.

PUBLICIDAD

Estos cambios químicos producen marcas en las histonas que hacen que compacten más o menos segmentos de genes que quedan más o menos expuestos a las moléculas que descodifican la información contenida en ellos. Este es uno de los mecanismos que se utilizan para explicar la diferenciación de las células de nuestro cuerpo, las cuales todas tienen los mismos genes, pero durante la gestación se van especializando en células de hígado, riñón, etc.; esta información se pasa a las siguientes generaciones de células.

También se ha identificado un nuevo tipo de ARN que se le ha llamado de interferencia, que tiene la función de silenciar o activar genes según las necesidades de la célula o el individuo de acuerdo con el medio que los rodea. Para explicarlo de otra forma, se ha utilizado la analogía que el ADN es el hardware y las histonas, los ARN y los membranomas son el software. Y por eso el nombre de epigenética: epi , que significa arriba o sobre.

Los gemelos idénticos son un ejemplo claro del código epigenético, ya que tienen un genotipo (ADN) idéntico pero con experiencias de vida diferentes, lo que hará que sus marcas epigenéticas sean diferentes, aumentando sus diferencias a través de sus vidas, así como su predisposición a diferentes enfermedades.

La gran pregunta es: ¿Qué papel juega y en que medida afecta la evolución la herencia epigenética? Se ha demostrado que en organismos inferiores, los cambios epigenéticos se transmiten de generación en generación; lo mismo se ha demostrado en organismos superiores, donde la marcas epigenéticas son transmitidas, por lo menos, a la siguiente generación.

El tema, sin duda, es fascinante y queda todo por saber.

Existen varios grupos de investigación muy fuertes en la actualidad ya que las implicaciones para la medicina son muy importantes pues los cambios epigenéticos pueden ser reversibles, pudiendo manipular el acceso a ciertas regiones del ADN o activando o silenciando genes. Una vez más, la ciencia nos lleva a conocer los secretos de la vida y al ser humano en su búsqueda eterna.

  • Comparta este artículo
Archivo

La nueva genética

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota