Archivo

Un museo con muchos guiones

Actualizado el 18 de mayo de 2012 a las 12:00 am

No habrá nuevo guion hasta que sepamos con certeza cuál es la colección del MAC

Archivo

Un museo con muchos guiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En diferentes administraciones del Ministerio de Cultura y Juventud muchos dirigentes han exhibido la colección del Museo de Arte Costarricense (MAC) sin preocuparse debidamente por su estado de conservación o su registro, el cual, hasta el año 2011, presentaba grandes errores históricos y un importante descontrol que resulta pertinente –y urgente– corregir.

A lo largo de los casi 34 años de existencia, en el MAC nunca ha existido un “guion permanente” en el sentido estricto del término. Se han exhibido 166 exposiciones diversas: muestras de la colección del museo, exposiciones individuales, colectivas, etc.

Si de la colección permanente del museo se trata, tampoco sería correcto hablar de un único “guion permanente”, como si hubiera sido escrito en piedra, pues han sido tan diversos los guiones en torno a la colección del museo como diversas han sido las administraciones de este.

Múltiples lecturas. Podemos decir que un “guion” a partir de la colección del museo puede tener múltiples lecturas o posibilidades.

Cito como ejemplo: “Museo de Arte Costarricense” (1978); “Adentro/Afuera: Esa supuesta Nada” (2005); “Las posibilidades de la mirada” (2007) o “30 años: la colección : comunicar+generar” (2008).

De forma paralela, un mismo guion puede estar orientado hacia otro tipo de exhibiciones de carácter temático y con base en colecciones privadas o estatales como “Salones Nacionales de Artes Plásticas (1972-1993), “Arte de las Américas: Colecciones en Costa Rica” (2001) o “La doble cara del espejo”(2006).

A lo largo de su historia, el Museo de Arte Costarricense ha logrado coleccionar y conservar 6.856 obras. En sus 166 exposiciones, la mayoría de los guiones han consistido en exhibir, desde ópticas distintas y como parte de su política, la colección del MAC.

Desde que el MAC abrió sus puertas al público, en 1978, dos proyectos o metas han sido fundamentales en su programación: las exposiciones de índole retrospectiva, dedicadas a algún maestro del arte nacional , y las exposiciones o “guiones” centrados en la colección del museo, que es exclusiva de arte costarricense. En este momento, el MAC no exhibe un guion permanente debido a que la colección está siendo sometida a una estricta revisión en relación con su inventario o base de datos.

Lo anterior, debido a que en el 2004, y por política de la institución, se procedió a desprender un gran número de placas patrimoniales a las obras, ocasionando así un serio descontrol de la colección en cuanto a su registro e identificación.

PUBLICIDAD

Del 2004 al 2011 era palpable tal problema, pero las diversas autoridades lo obviaron, por lo cual no fue sino hasta octubre del 2011 cuando Florencia Urbina me encomendó la tarea de lograr un ordenamiento nuevo de la colección del MAC bajo un estricto registro en una base de datos que incluye la fotografía de cada una de las obras.

Gestión responsable. Como parte de mis nuevas funciones temporales, además de curador que he sido desde el año 1991, y ahora como líder del nuevo registro de obras, comprobé que en el 2004 personal del MAC subió al Sistema de Registro y Control de Bienes (Sibinet), de la Dirección General de Administración de Bienes y Contratación Administrativa del Ministerio de Hacienda, 2.273 obras, las cuales hasta la fecha permanecían identificadas simplemente como “obras de arte”, sin la especificación a quien corresponde (artista) y a qué objeto se refiere.

Por otro lado, en el acopio del MAC fueron halladas 1.620 placas patrimoniales hacinadas en una bolsa de papel desde hacía siete años. Luego de un minucioso trabajo, con ayuda de los señores Jorge Mora y David Álvarez, se han logrado identificar 524 placas y las obras subidas a Sibinet que les corresponden.

Durante este proceso hemos identificado importantes irregularidades. Se han logrado detectar obras plaqueadas dos y hasta tres veces así como números de placas patrimoniales asignadas a una silla o cámara fotográfica y también a una obra. Además, hay placas patrimoniales asignadas a obras que no corresponden a la misma placa según la base de datos existente.

Solamente un ejemplo: en febrero pasado encontramos la placa patrimonial 2447475 adherida a una cámara fotográfica. Dicha placa en metal, a su vez, con el mismo número aparece en la base de datos asignada a la obra de Dinorah Bolandi “Sin título” correspondiente a la colección “Miniatura”.

Es evidente que en un supuesto trabajo de registro y catalogación, las fichas técnicas de las obras durante todo este lapso (2004-2007) han permanecido sin ser registradas fotográficamente y sin la colocación de las placas ni número patrimonial en una evidente falta de responsabilidad por parte de los funcionarios que tenían a cargo estas tareas.

PUBLICIDAD

Eso es lo que estamos haciendo ahora y esa es la razón por la que no queremos tener un nuevo guión hasta que sepamos con certeza cuál es la colección con que cuenta el MAC y hasta que todas las irregularidades sean aclaradas y sus responsables señalados, a pesar de los reclamos de algunas personas que han escrito artículos de opinión con esa exigencia, pero que también son corresponsables del desorden y las irregularidades del MAC pues la mayoría de estos ostentaron altos cargos en este museo durante administraciones anteriores.

  • Comparta este artículo
Archivo

Un museo con muchos guiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota