Archivo

Sin muletas y sin padrinos

Actualizado el 30 de junio de 2012 a las 12:00 am

Hoy, como en 1985,no debe haber“muletas ni padrinos”en el PLN

Archivo

Sin muletas y sin padrinos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En 1985, cuando la cúpula y la estructura formal del Partido Liberación Nacional quisieron obstaculizar la candidatura de don Óscar Arias a la Presidencia de la República, él, con gran hidalguía y valor se les enfrentó y acuñó su ya celebre frase “sin muletas y sin padrinos”, para evidenciar ante propios y extraños su determinación de lograr lo que se proponía y que solo requería de su propia decisión y, por supuesto, del apoyo de la base liberacionista.

En aquella época el expresidente y premio Nobel de la Paz, a quien mucho aprecio y admiro, ya era un político versado, reconocido por su inteligencia y con la experiencia de haber servido a la patria como ministro de Planificación ydiputado, pero aún no era el estadista, líder nacional e internacional que es en la actualidad. Su actitud digna y valiente en aquel momento lo catapultó para ganar las elecciones de 1986 y para convertirse en la respetada figura que hoy es.

Por todo ello, no deja de ser irónico, y hasta frustrante, que sea el propio hermano de don Óscar el que actualmente busque “muletas y padrinos” dentro de la cúpula y la estructura formal del PLN, para, al igual que en 1985, procurar obstaculizar la candidatura presidencial de otros aspirantes, entre ellos don Johnny Araya, alcalde de San José. Esas “muletas y padrinos” ya le han dicho presente y se alinearon con esa propuesta, por lo que ahora quieren modificar los estatutos partidarios, cambiando la fecha de la convención presidencial que históricamente se ha celebrado en junio antes de las elecciones, para adelantarla a como dé lugar.

Como dice nuestro pueblo, “piensa mal y acertarás”. Algo raro se esconde detrás de esa maniobra, para que sin mayor justificación se quieran cambiar las reglas del juego y para que sea desde la propia cúpula del PLN que se apoye esa idea, cuando más bien era de esperar que, precisamente por su condición de autoridades del Partido, deberían ser imparciales, objetivos y ajenos a los intereses y luchas entre los precandidatos.

Por eso hoy, al igual que en 1985, muchos creemos que no debe haber “muletas ni padrinos” apoyando a uno en perjuicio de otros y que definitivamente tampoco deben existir zancadillas ni golpes bajos, minando la democracia interna, como algunos pretenden hacerlo. Siguiendo el ejemplo de don Óscar, con hidalguía y valor nos vamos a enfrentar a esa cúpula y estructura formal del PLN y con el apoyo de la base liberacionista, defenderemos los estatutos del Partido y el derecho a participar dentro de un proceso político democrático, imparcial y equilibrado, entre todos los precandidatos por igual.

  • Comparta este artículo
Archivo

Sin muletas y sin padrinos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota