Archivo

Revisiones esenciales

Dos miradas sobre el arte de Centroamérica

Actualizado el 12 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Revisiones esenciales La Fundación TEOR/éTica invita a repensar las exposiciones ‘Ante América’ (1992) y ‘MESóTICA II’ (1994)

Archivo

Dos miradas sobre el arte de Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En la década de los 90, en palabras del crítico y curador cubano Gerardo Mosquera, a los artistas latinoamericanos se les exigía “ser fantastic , no parecerse a nadie o parecerse a Frida”. Esto generó una respuesta que replantearía la forma de pensar el arte latinoamericano, dando paso a dos exposiciones de gran importancia: Ante América y MESóTICA II: Centroamérica / Re-generación , las cuales –como indicó la curadora costarricense Virginia Pérez-Ratton– propusieron una “mirada desde dentro” planteando la pregunta de cómo “representar-se”.

Ante América (1992) fue una exposición de arte latinoamericano curada por Gerardo Mosquera, Carolina Ponce de León y Rachel Weiss para la Biblioteca Luis Ángel Arango, de Bogotá. La exposición itineró por varios países, incluida Costa Rica, donde se presentó en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) en 1994.

Ante América es una de las exposiciones de arte latinoamericano más importantes de la historia pues –con el pretexto de la conmemoración de los quinientos años de la llegada de los españoles al continente americano– redefinió el concepto mismo de lo “latinoamericano” de una forma innovadora. Lo planteó como un conglomerado de diversidades que lleva un conflicto irresuelto en la mezcla de identidades culturales dentro de los proyectos nacionales de la región:

“A los países latinoamericanos les cuesta trabajo reconocerse como multinacionales porque las burguesías criollas que los forjaron construyeron los proyectos de nación mediante relatos de identidad totalizadores, que disfrazaron la diversidad étnica y la marginación social de grandes grupos”, indicó Mosquera en la presentación del catálogo de Ante América .

La concepción generalizada de que el arte latinoamericano carece de identidad artística como consecuencia de aquella realidad hegemónica, es contradicha por el discurso curatorial de la exposición, que hace visibles las diversidades culturales y pretende evitar las generalizaciones estereotipadas y la exotización propias de la manera de presentar el arte de esta región.

La respuesta. Ante América presentó artistas de diversos contextos geográficos e históricos. En esta exposición participaron artistas inmigrantes latinoamericanos en los Estados Unidos, aborígenes de América del norte, chicanos, africano-norteamericanos y exiliados latinoamericanos en Europa, entre otros. No obstante, la muestra no incluyó a ningún artista centroamericano.

PUBLICIDAD

En 1992, durante el foro organizado en el MADC en torno a Ante América , se preguntó a Gerardo Mosquera por qué no había incluido a ningún artista de Centroamérica. Su respuesta fue directa: “Porque no se conoce el arte centroamericano”. Esta invisibilización en Ante América generó, como respuesta, la exposición MESóTICA II: Centroamérica / Re-generación (1996).

Virginia Pérez-Ratton y Rolando Castellón fueron los comisarios encargados de realizar MESóTICA II , exposición seminal que marcaría un punto de inflexión y contribuiría a presentar otra manera de considerar y exponer el arte que se realizaba en el istmo.

MESóTICA II fue producida por el MADC y luego itineró por España, Italia, Francia y Holanda. Esta exposición –junto a MESóTICA I: The America non Representative y MESóTICA III: Installo-Mesótica – formaba parte de un proyecto anual del MADC que intentaba identificar y estudiar la expresión artística de la América norte-centro-sur y el Caribe.

No obstante, MESóTICA II fue la única de esta serie dedicada exclusivamente a la producción más reciente del área centroamericana, primera muestra de este tipo curada y organizada enteramente en la región por profesionales centroamericanos.

MESóTICA II constituyó un primer paso para visibilizar la producción artística contemporánea de Centroamérica dejando de lado “las tradicionales representaciones nacionalistas o cuotas por país” para explorar el trabajo más allá de la exotización y para presentar una mirada “desde dentro”.

MESóTICA II partió del planteamiento curatorial propuesto por Ante América ; sin embargo, se propuso como una contestación a Ante América . Si bien esta fue el catalizador, confrontados con la falta de visibilización y con el desconocimiento mutuo, MESóTICA II pretendió no solo responder a Ante América , sino también presentar a los centroamericanos su propio arte y comenzar la consolidación de un concepto de Centroamérica como espacio de trabajo para el arte contemporáneo, a manera de crear lo que Virginia Pérez-Ratton llamó una “ficción operativa”.

Cambio en el pensar. Según lo planteado por los curadores, MESóTICA se concibió en su momento como un “soporte circunstancial para el encuentro”, una “gigantesca pared geopolítica” sobre la cual actuar y dialogar.

En ese sentido, la curaduría fue bastante abierta pues no se buscó articular un discurso curatorial determinado y determinante, sino que se partió de “un deseo de ver, de saber qué sucedía del otro lado de nuestras mutuas fronteras”, tal como explicó la misma Virginia en el catálogo de la exposición.

PUBLICIDAD

Parece ser que lo que unió a las obras presentadas en esa muestra fue la “centroamericanitud” compartida, la cual, sin embargo, no existe como un concepto definido, único o aplicable a la región de manera exclusiva o unívoca, evidencia de que dicha apertura curatorial debía ser inherente a la muestra misma.

MESóTICA II quizás sea la exposición de más trascendencia creada en el istmo pues su presencia en Europa desató un mayor interés por lo que acontecía en las prácticas artísticas contemporáneas de Centroamérica.

A la vez, MESóTICA II creó relaciones de trabajo entre figuras de gran influencia en las artes de la región y sentó las bases para el trabajo crítico y curatorial que se desarrollaría luego.

En un esfuerzo por revisar y estudiar a profundidad estas dos exposiciones, TEOR/éTica ofrecerá, con el apoyo del MADC, Revisión de las exposiciones I , un taller que, por medio de lecturas, charlas y conversatorios, procurará acercarse a los acontecimientos y hacer una evaluación crítica de tales exposiciones.

Ese taller forma parte de una iniciativa de TEOR/éTica por impulsar una formación curatorial. En este mismo programa se incluye el Taller Extendido de Curaduría, que los curadores Inti Guerrero y Emiliano Valdés dirigirán de junio a septiembre próximos.

El objetivo fundamental del taller Revisión de las exposiciones I es debatir los principales planteamientos de Ante América y MESóTICA II pues ambas exposiciones marcaron un fuerte cambio en la manera de pensar el arte latinoamericano.

  • Comparta este artículo
Archivo

Dos miradas sobre el arte de Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota