Archivo

A los médicos del Seguro Social

Actualizado el 05 de febrero de 2013 a las 12:00 am

La creación del Seguro provocó cambios muy importantes en la vida del médico

Archivo

A los médicos del Seguro Social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Leo en LaNación que dos mil médicos están demandando a la Caja por un pago retroactivo desde 1982. Claro que esto amenaza de ruina al Seguro y al país. Yo me jubilé en 1990. Gracias al Seguro y a sus médicos, en dos ocasiones me salvaron la vida por un problema cardíaco; por ese motivo, me siento muy agradecido.

La mayoría de los médicos me conoce porque fui su profesor de Psiquiatría o porque estudiaron en el libro “El Examen Psiquiátrico del Paciente”, que han utilizado en prácticamente todas las universidades del país que enseñan Psiquiatría o Psicología. Yo lo escribí; significó muchas horas nocturnas de trabajo, durante muchos meses y no me produjo ninguna ganancia monetaria, pues los alumnos lo fotocopiaban. Y yo lo acepté.

La creación del Seguro, aunque paulatinamente, provocó cambios muy importantes en la vida del médico costarricense. Antes, el médico solía ser hijo de personas acaudaladas; podía atender a pacientes ricos, a quienes les cobraba caro; además, atendía de caridad a pacientes pobres. El gran contacto con la familia del paciente creaba un vínculo afectivo muy importante. Esto le daba mucha satisfacción al médico, quien era respetado y querido por todos.

Con el Seguro, se acabó aquel sistema; los pacientes “de caridad” fueron sustituidos por personas que pagaban por sus servicios y podían exigir. El médico perdió importancia, el “personaje bueno” pasó a ser el político, el “creador del Seguro”.

El médico fue otro asalariado, ya no podía ganar tanto como antes, ya no administraba su propio tiempo, perdió su oficina y debió atender a muchos pacientes, quienes no lo escogían a él. Ya no supo el nombre de aquellos y viceversa. En resumen, se rompió la relación médico - paciente. Esto los dañó a ambos. Fue como un divorcio en el cual la tercera persona fue el político. El médico antiguo obtenía de su profesión dinero y muchas satisfacciones emocionales. Al perder gran parte de éstas últimas, el dinero creció en importancia. Así, hemos visto el triste cuadro de médicos ociosos, parados frente a un hospital, en huelga para defender sus intereses económicos.

Tal vez por culpa de los tiempos que corren, en la Caja ocurrieron robos y malos manejos de dinero. También, dentro de los asegurados y los patronos, ha habido actos de corrupción que han dañado a la Caja.

PUBLICIDAD

Recuerdo cuando entrevisté a muchos jóvenes que deseaban entrar a la Escuela de Medicina de la U.C.R. Todos soñaban con ayudar a los enfermos. Creo que eran sinceros.

Hoy, al descubrir que reclamos legales pueden conseguir mucho dinero, aquellos jóvenes se lanzan sobre la institución, “a reclamar sus derechos”. Resultado: el Seguro Social puede desaparecer.

Como algo biológico, todos necesitamos comer. Para eso, los humanos requerimos dinero. Los animales pelean por su comida, a excepción de las madres. Si queremos ser humanos, algo superior a los animales, a veces será necesario apartarnos para que otros coman. A aquellos jóvenes que soñaban con ayudar al prójimo y que hoy son médicos, no puedo decirles cómo actuar. Solo les ruego que recuerden sus sueños.

  • Comparta este artículo
Archivo

A los médicos del Seguro Social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota