Archivo

Una maternidad sostenible

Actualizado el 25 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Debemos mejorar la participación del hombre en el cuidado de los hijos SDFSD FSDF

Archivo

Una maternidad sostenible

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En su 13.° Informe sobre el Estado Mundial de las Madres 2012 , la Fundación Save the Children ubicó a Noruega como el mejor lugar del mundo para ser madre, basándose en estudios realizados en 165 países (clasificando 43 como desarrollados y 122 en vía de desarrollo). Costa Rica se ubicó en el 13.° lugar entre los países en vía de desarrollo.

El éxito noruego no se debe a la casualidad, es el resultado de décadas de trabajo en pro de una maternidad sostenible; para ello se promueve desde los años 70 del siglo pasado la igualdad en la crianza de los niños, permitiendo a los padres compartir parte del permiso de maternidad. Así, la mujer recibe un permiso por maternidad de 46 semanas, conservando su salario íntegro y hasta 56 semanas recibiendo el 80%, mientras que el hombre puede disfrutar un permiso de paternidad de 10 semanas, devengando el salario completo.

Según estudios del Gobierno noruego, las familias en las que el padre disfrutó del permiso de paternidad con el primogénito, tienen más probabilidades de tener un segundo hijo. En el 2009 un 60% de los padres tomaron seis o más semanas de permiso, lo que condujo al nacimiento de 61.000 niños, la cifra más elevada desde 1972. De esta manera, Noruega ha pasado en promedio de 1,5 hijos por mujer en la mitad del siglo pasado a casi 2 hijos en la actualidad, cercano al 2,1 de la tasa de reemplazo, cifra que los demógrafos fijan para que un país se mantenga en equilibrio y no envejezca. Para la ministra de Trabajo, Anniken Huitfeldt, “estas políticas funcionan como un pegamento social: si los padres comparten tareas en casa, baja la tasa de divorcios y se tienen más hijos”.

Existen otras razones para considerar a Noruega el mejor lugar para ser madres. Por ejemplo: niveles altos de educación y esperanza de vida femenina; escasa diferencia de ingresos entre hombres y mujeres; la baja mortalidad infantil y una ayuda mensual de 120 euros por hijo hasta que cumplan 18 años, entre otros. Sin embargo, es importante destacar que una mayor participación de los hombres en las tareas del hogar puede facilitar “el día a día” a aquellas mujeres que son o van a ser madres, ayudándoles a mejorar su condición y calidad de vida en la etapa vital de la maternidad. En Costa Rica debemos trabajar por mejorar la participación del hombre en el cuidado de los hijos. En este sentido, ya existe un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa, el cual busca otorgar una licencia remunerada por paternidad, tanto en los días anteriores al parto como posterior a él, por lo que es conveniente que los diputados lo aprueben para que comencemos a mejorar la legislación que ayude a lograr una mayor equidad entre el hombre y la mujer, ya que como dijo la ministra Huitfeldt “no es un proceso natural, lo que tenemos es el resultado de decisiones políticas”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Una maternidad sostenible

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota