Por: Michelle Soto 9 enero, 2013

Del 2006 al 2011, Costa Rica experimentó un incremento en la cantidad de investigadores y con ello, el número de mujeres dedicadas a la ciencia también se acrecentó.

Los investigadores pasaron de ser 2.988 en el 2006 a 3.970 en el 2011 y esa tendencia de crecimiento tuvo un impacto en la brecha de género, la cual disminuyó un 3%. Si las investigadoras representaban un 38% en el 2006, el porcentaje llegó a ser 41% en el 2011.

El mismo fenómeno se dio en cuanto al número de estudiantes femeninas de doctorado y a las mujeres con diplomas técnicos.

Así se desprende de los Indicadores Nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación 2010-2011, que elaboró el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Micit).

Para Alejandro Hernández, director de Fomento a la Ciencia, el país está impulsando la ciencia y tecnología (CyT) como motor de desarrollo, lo que ha favorecido la presencia de empresas que se convierten en fuentes de empleo para quienes optan por carreras científicas y tecnológicas. “Asimismo, esas empresas cuentan con cuotas de participación femenina”, comentó Hernández.

A esto se suma el esfuerzo por motivar a los jóvenes, y entre ellos a las chicas, a estudiar carreras de CyT. Para ello se diseñaron programas como campamentos, ferias y clubes, entre otros.

“Esperamos estar viendo resultados en cuatro años”, dijo el funcionario del Micit.

Aun así, Hernández está consciente de que queda mucho por hacer para equiparar el porcentaje entre hombres y mujeres que se dedican a labores científicas.