Archivo

Menos marchas, más ideas

Actualizado el 16 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Se necesita otra forma de liderazgo estudiantil

Archivo

Menos marchas, más ideas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El movimiento estudiantil argumentó, de forma parcialmente acertada, que los disturbios del 9 de octubre en la Asamblea Legislativa no fueron protagonizados por estudiantes universitarios que asistieron a la marcha.

Digo parcialmente porque, si bien fueron incitados por un grupo ajeno al movimiento, también se sumaron algunos estudiantes a los que incluso fue necesario sacar de las comisarías donde se encontraban detenidos.

Lo que no reconoce el movimiento estudiantil es que son responsables indirectos de estos actos en la medida que convocan a métodos de presión con mala imagen, poco efectivos y propicios para el vandalismo, como las marchas.

El medio es el mensaje, decía Mc Luhan. Si queremos destacar como una generación diferente tenemos que innovar en las medidas de presión que se utilizan.

Aunque es probable se continúen replicando estos mecanismos de “defensa”, en tanto el movimiento estudiantil siga direccionado por líderes universitarios con canas, gente de otros tiempos y poco dispuesta a innovar.

¿Se pudo evitar? Los altercados del pasado martes 9 de octubre se hubieran evitado si tuviéramos un movimiento estudiantil que no se guíe solo por manifestaciones y bloqueos. Que entienda que los estudiantes universitarios no solo votan con los pies, sino también con la cabeza. No existiría marcha si el debate sobre el fotocopiado académico no estuviera permeado por las luchas electorales estudiantiles de la UNA y la UCR. Porque la manifestación del 9 de octubre fue la oportunidad autogenerada de algunos líderes universitarios para demostrar quién es más capaz de movilizar a las masas y así obtener votos en el camino hacia la federación de estudiantes.

El debate sobre el fotocopiado desde los estudiantes tiene que ser diferente, enfocado en generar propuestas. Debe reconocer que la salvedad para el fotocopiado con fines académicos existe desde hace muchos años. Y lo que es realmente necesario es encontrar una fórmula legal para que no sean castigados quienes prestan los servicios de copiado con fines académicos, pero sin debilitar el sistema de protección de derechos de autor.

Debe existir un debate donde se discutan soluciones como el alquiler de los equipos a estudiantes o académicos de forma que podamos sacar las copias de acuerdo con los lineamientos de ley, porque de esta forma las fotocopiadoras no se lucrarían con la reproducción de las obras.

PUBLICIDAD

Además, se debe presionar inteligentemente para que académicos y estudiantes de las universidades tengan los incentivos económicos para la producción de material didáctico y la investigación.

Estas palabras no tienen la intención de fraccionar, sino de generar un debate al respecto. Pero expresan el sentimiento de muchos universitarios que esperan del movimiento estudiantil propuestas serias, innovadoras y dignas de una casa universitaria donde impresionen las ideas y no el número de gente caminando por las calles. Porque las marchas pasan, pero las ideas perduran.

  • Comparta este artículo
Archivo

Menos marchas, más ideas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota