Un humanista comprometido con la creación

 22 septiembre, 2016

Ciudad de México. El Universal El arquitecto mexicano Manuel Larrosa, un humanista comprometido con la creación, el estudio, la valoración y difusión del patrimonio artístico, falleció a los 87 años.

El artista, quien construyó la aduana de Tijuana y el Teatro Casa de la Paz de la Universidad Autónoma de México (UAM), nació en la Ciudad de México y desde el inicio de su carrera estuvo asociado con el arquitecto Guillermo Rossel de la Lama.

Cuando la noticia de su deceso fue dada a conocer, instituciones culturales inmediatamente lo recordaron, como María Cristina García Cepeda, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), quien escribió que Larrosa era “un arquitecto comprometido con la valoración y la difusión del patrimonio mexicano”.

Este 2 de setiembre, el Instituto Nacional de Bellas Artes le hizo un agasajo para reconocer su trayectoria y su legado a la cultura del país. Allí se le destacó como un hombre que, en las variadas facetas de su ejercicio profesional, ponderó sus reflexiones en torno a las problemáticas y los alcances del arte.

Además de proyectos urbanísticos, su carrera incluyó la docencia y una literatura periodística rica en la crítica, la sensibilidad y la sencillez.