Por: Aarón Sequeira 22 febrero, 2013

Magistrados de la Sala Constitucional que han dado sus criterios sobre los cambios a la Ley de la Jurisdicción Constitucional difieren sobre la forma de salir de trabas.

La presidenta de esa Sala, Ana Virginia Calzada, considera que, con base en las estadísticas, la mejor opción para aligerar los trabajos en el Tribunal es conformar tres cámaras, cada una de tres magistrados, y un presidente del pleno.

La jerarca del órgano constitucional explicó su visión a los diputados de la Subcomisión de Asuntos Jurídicos y al coordinador de la Comisión de Notables, Francisco Antonio Pacheco, esta semana.

Sin embargo, Paul Rueda, también magistrado de la Sala IV, se decanta por la propuesta de los expertos convocados por la presidenta, Laura Chinchilla.

Esa opción es la de conformar varios tribunales constitucionales de amparo y de hábeas corpus.

“En Estados Unidos, por cada dos millones de habitantes se dicta una sentencia de constitucionalidad; en Costa Rica por cada 23.618 se emite una. Con la creación de tribunales se logra que los magistrados puedan dedicar más tiempo al estudio de asuntos realmente relevantes”, dijo Rueda.

Calzada aseguró que analiza posiciones. Sin embargo, aseguró que una Sala solo para conocer acciones, podría significar un derroche de recursos económicos para el Estado costarricense.