Por: Marvin Barquero 26 marzo, 2013

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) dijo que los sistemas de control garantizan el buen destino de los recursos puestos para enfrentar la emergencia por el ataque de roya del café.

La mayor vigilancia se centrará en los recursos no reembolsables, ¢20.000 millones procedentes del Ministerio de Hacienda y que se autorizarán con un presupuesto extraordinario.

Xinia Chaves, viceministra del MAG y presidenta del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé), dijo que las entidades involucradas trabajan fuerte para que los recursos lleguen rápido a los productores afectados.

La base de datos del Icafé, controlada en cada regional de esa entidad y supervisada por los propios productores, es una garantía de que los beneficiarios sean realmente cafetaleros, dijo Chaves.

El comité técnico local, creado por la emergencia, será otro puntos de garantía, señaló.

Además, esa base tendrá un control cruzado con las de los programas Avancemos y Manos a la Obra, por medio del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

La viceministra adelantó algunos aspectos que, posiblemente, se tomarán en cuenta al reglamentar la ley para esos recursos.

Por ejemplo, que el subsidio directo no sea del 100% del ingreso del productor, sino que una parte se tome como pago por los trabajos que realiza. De esa manera, el programa se garantiza que haya una atención adecuada de las plantaciones y su recuperación.

Los créditos blandos, básicos para tener un capital semilla y atender el cafetal, son un complemento de la asistencia directa, advirtió la viceministra Chaves.