11 noviembre, 2012

‘‘Contagiarse anticipadamente de un espíritu navideño. Es una época para plantearse retos, revisar lo hecho y también para darse a los demás.

“Sin lugar a dudas, los excesos en el consumo. La gente se desordena en las comidas y en los gastos. Hay un exceso en las compras que luego afecta el presupuesto personal. Lo ideal es que esta época para reflexionar también sirva para poner orden en la vida.’’

Etiquetado como: