Por: Marvin Barquero 24 abril, 2013

Numerosas mociones y observaciones presentadas por diversos sectores frenan de nuevo el trámite del plan de reformas al Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).

Las objeciones fueron presentadas por las cámaras empresariales, las cámaras de bancos y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Así lo confirmó la diputada libertaria, Patricia Pérez, integrante de la comisión especial legislativa que discute los cambios al SBD.

Las reformas al SBD buscan flexibilizar los requisitos para préstamos de tal manera que más empresarios logren financiamiento.

Positivo. La buena noticia es que la discusión del proyecto se reinicia con la nueva convocatoria de la comisión especial legislativa, realizada el martes de la semana anterior por el Poder Ejecutivo. En periodo de sesiones extraordinarias el Gobierno confecciona la agenda.

A partir de mayo, empieza el periodo se sesiones ordinarias (la agenda la define el Congreso), pero como se trata de una comisión especial no se le vence el plazo y se mantiene en sus labores, explicó Gustavo Arias, diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) y miembro del panel.

La diputada Pérez se manifestó sorprendida porque el proyecto fuese convocado a la comisión a dos semanas de que finalice el periodo de sesiones extraordinarias.

Pérez anunció que realizarán un análisis de las observaciones y mociones presentadas.

Después de esa revisión, votarían y decidirían si el proyecto se eleva al plenario.

Mayi Antillón, presidenta del Consejo Rector del SBD y ministra de Economía, Industria y Comercio, explicó que las reformas buscan convertir a la banca para el desarrollo en un enlace entre los productores y los recursos disponibles en el sistema bancario.

Para lograr eso, se tornan muy relevantes los fondos para avalar préstamos y otros mecanismos para atenuar el riesgo, dijo Antillón.

Agregó que no se trata de aumentar los recursos, por ejemplo, en el Fondo Nacional para el Desarrollo (Finade), pues hay dinero en otras fuentes que se puede utilizar.

Entre ellos, la ministra Antillón mencionó el 5% de las utilidades de los bancos que se deben destinar a financiar proyectos propios de desarrollo.