20 junio, 2012

El Mercurio de Chile (GDA). Tras la filtración de contraseñas de LinkedIn ocurrida a inicios de este mes, la empresa no sólo ha tenido que dar explicaciones a sus usuarios sino que ahora tendrá que responder a una demanda colectiva.

Los usuarios buscan una indemnización de $5 millones para compensar su problema de seguridad y de la restitución de las claves robadas. La acción legal fue interpuesta en San José y se basa en las escasas medidas para cuidar las cuentas registradas.

La demanda acusa además a LinkedIn de negligencia e incumplimiento de contrato por no encriptar la base de datos que contenía las contraseñas de sus usuarios con protocolos de seguridad mínimos.

Esta acción cubre tanto a los usuarios que pagaban por versiones mejoradas de la red, como los que participaban de forma gratuita. Señalan que en todos estos casos se violan las leyes de protección al consumidor vigentes en California, EE. UU.

Etiquetado como: