Por: Esteban Oviedo 7 mayo, 2012

El PUSC negocia un arreglo de pago con el Banco de Costa Rica (BCR) para saldar una deuda que arrastra con esa entidad financiera desde las elecciones del 2006, y que le ha provocado al Partido dolores de cabeza como el embargo de sus cuentas.

Se trata de una deuda de unos ¢150 millones que se originó cuando el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) le pagó al Banco un compromiso financiero con unos bonos de deuda política que, después de los comicios, carecieron de valor económico debido a la baja votación que recibió el grupo.

Gerardo Vargas, presidente del PUSC, sostuvo que la negociación está muy avanzada.

Esa versión la confirmó Guillermo Quesada, subgerente general BCR.

“En relación con el arreglo de pago que está gestionando el PUSC con esta institución bancaria, le informamos de que, en efecto, hemos estado en conversaciones sobre este particular. Se trata de una propuesta que, en caso de llegar a concretarse, implicaría un arreglo satisfactorio para las partes”, dijo el funcionario bancario.

Antes de las elecciones del 2010, el BCR logró embargarle las cuentas al Partido por esta deuda.

Etiquetado como: