Leopoldo López debía comparecer ayer en el recinto donde está detenido

 20 febrero, 2014

Caracas. AP y AFP. El juicio al dirigente opositor venezolano Leopoldo López , a quien el Gobierno acusa por tres muertes que hubo la semana anterior en protestas callejeras , tendrá lugar en la cárcel donde está detenido, luego de que el Ejecutivo alegó motivos de seguridad.

Se esperaba que las audiencias tuvieran lugar en el Palacio de Justicia, en Caracas, en cuyos alrededores se congregaron el miércoles decenas de seguidores de López para demandar su puesta en libertad.

Al comenzar la noche, no se conocía si el economista, de 42 años, ya había comparecido ante las autoridades judiciales.

La expectativa se mantenía en tanto las manifestaciones progubernamentales y contra el Gobierno ya cobraron seis vidas en una semana, entre ellas la de una exreina de turismo y estudiante, Génesis Carmona –de 22 años–. Falleció ayer, un día después de ser herida de bala en la cabeza durante una protesta opositora en el estado de Carabobo.

La última víctima fatal fue un trabajador afín al Gobierno, atacado a balazos en el estado de Bolívar, informó el ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres.

Cuatro de los muertos son opositores y dos, oficialistas.

‘Juicio carcelero’. El traslado del juicio a Leopoldo López a la cárcel militar de Ramo Verde fue considerado ilegal por parte de los abogados que lo defienden, en vista de que se esperaba que las audiencias fueran ante un tribunal civil.

Afirmaron que hay pretensiones de violar el debido proceso con esa decisión.

La exreina de turismo Génesis Carmona es trasladada a un centro médico luego de resultar herida, el martes, en una protesta opositora en la ciudad de Valencia, Carabobo. Falleció ayer. | AP
La exreina de turismo Génesis Carmona es trasladada a un centro médico luego de resultar herida, el martes, en una protesta opositora en la ciudad de Valencia, Carabobo. Falleció ayer. | AP

“No queremos que se produzca un juicio carcelero, una audiencia oral dentro de un recinto penitenciario”, expresó Juan Carlos Gutiérrez, uno de los abogados de López, líder del Partido Voluntad Popular y quien el martes se entregó voluntariamente a las autoridades .

Indicó que el Gobierno alega que tal medida es para garantizar la seguridad del detenido.

En un comunicado, Gutiérrez añadió: “En este momento, el Palacio de Justicia es el lugar más seguro y protegido de Venezuela... Queremos denunciar la pretensión de violar el debido proceso. Nos preocupa que no se cumplan las normas constitucionales, las reglas y garantías”.

Según la defensa, López podría ser imputado de los delitos de homicidio intencional y terrorismo, entre otros, pero un funcionario judicial, que habló en condición de anonimato porque no está autorizado para declarar, dijo a la AP que solo se estaría considerando imputarlo por lesiones graves, incendio de edificio público e instigación a delinquir.

Varios centenares de manifestantes acudieron a los tribunales penales para acompañar a López en su audiencia que horas después fue trasladada a la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de la capital.

El presidente Nicolás Maduro dijo el martes que las autoridades obtuvieron informaciones de que “la ultraderecha de Miami y de Venezuela, ante la orden de captura, movilizaron unos grupos extraños para buscar a Leopoldo López y matarlo”, con el propósito de “crear una crisis política”.

La Fiscalía General señaló que habrá que “esperar la culminación de la audiencia (de ayer) para saber dónde será recluido, si es que queda recluido”.

Para el politólogo Ángel Oropeza, la detención pone en una situación complicada al Gobierno, pues “deberá medir muy bien sus consecuencias políticas”.

“Si lo liberan ya, sería un signo de debilidad, pero si lo retienen mucho tiempo, podrían estimular aún más las protestas opositoras y tendrían mucha más presión internacional”, expuso este profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar (USB).