Salario de agentes vendedores de planes del Instituto pueden llegar a ¢37 millones

Por: Diego Bosque 20 agosto, 2014
La Junta Directiva del INVU declaró desierta una licitación que pretendía sustituir a los 23 agentes vendedores, para así poder eliminar el pago de cargas sociales. | PABLO MONTIEL.
La Junta Directiva del INVU declaró desierta una licitación que pretendía sustituir a los 23 agentes vendedores, para así poder eliminar el pago de cargas sociales. | PABLO MONTIEL.

El Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) paga, desde 1957, las cargas sociales a los agentes vendedores de los planes de ahorro y préstamo a pesar de que no son funcionarios directos de la institución.

Cada agente recibe una comisión del 2% por la venta de contratos nuevos y otro 2% por la recaudación de las cuotas de ahorro.

Según el INVU, en promedio, la entidad cancela ¢63 millones al mes por las cargas sociales de los 23 agentes que registra el Sistema de Ahorro y Préstamo (SAP).

“Administración tras administración, se permitió que a las comisiones de los agentes se les reconocieran cargas sociales, las cuales asumió el INVU. Esto representa un 35,8% sobre la comisión, algo que nunca debió suceder”, dijo Sonia Montero, presidenta ejecutiva del INVU.

La jerarca agregó que el Gobierno pretende eliminar este modelo y subrayó que estos 23 agentes no son funcionarios públicos.

No obstante, la Junta Directiva del INVU declaró desierta una licitación que pretendía sustituir a los agentes por 40 comercializadoras y eliminar el pago de cargas sociales, aguinaldos y vacaciones.

La decisión consta en el acta de la sesión extraordinaria número 6.058, del pasado 14 de agosto.

La medida se tomó, según el documento, por falta de oferentes y porque la entidad afronta un proceso de reorganización del SAP. “A pesar de que eran pocos los oferentes (fueron seis empresas), se debía continuar con el proceso de contratación”, aseguró Álvaro González, expresidente ejecutivo del INVU.

Eliminar la figura del agente permitiría ahorrar ¢1.350 millones anuales en cargas sociales, manifestó González.

La Contraloría General de la República denunció el pasado lunes que varios agentes firmaron contratos con empresas y su núcleo familiar de manera irregular.

La mayoría de las oficinas de agentes vendedores de planes de ahorro y préstamo se ubican en las cercanías del INVU, en barrio Amón. | JOSÉ CORDERO.
La mayoría de las oficinas de agentes vendedores de planes de ahorro y préstamo se ubican en las cercanías del INVU, en barrio Amón. | JOSÉ CORDERO.

El Ministerio Público informó ayer de que dará seguimiento a los señalamientos del ente contralor.

Salarios muy altos. Según información aportada por el Instituto, los salarios de los agentes del SAP oscilan entre ¢2,5 y ¢37 millones por mes. Uno de los vendedores, identificado como Gustavo Carballo Guevara, registra pagos mensuales hasta por ¢37,7 millones. A esa cifra se le deben sumar ¢14,5 millones correspondientes a obligaciones sociales, lo cual da un total de ¢52,2 millones por mes.

La Nación trató de conversar con Carballo, pero en su oficina manifestaron que él no se iba a referir al asunto.

“Yo diría que no hay un funcionario en el Estado costarricense que gane más que algunos de estos agentes del INVU”, afirmó el diputado del Movimiento Libertario, Otto Guevara.