Por: Óscar Rodríguez 26 marzo, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

El Instituto Nacional de Seguros (INS) ahorró $12 millones (¢6.000 millones) en el 2012 a través del programa INS Repuestos Virtual, un sistema informático que evita cometer irregularidades cuando se adquieren piezas para carros y motos, según la entidad .

Este sistema es una especie de bolsa electrónica donde los dueños de vehículos y los talleres autorizados por el Instituto registran las solicitudes de cotización de repuestos y las ofertas de estos en atención a esas necesidades. El mecanismo también incluye la inspección remota de vehículos.

“En el primer año de funcionamiento del sistema (2008), nos ahorramos $6 millones (¢3.000 millones, al tipo de cambio actual), que era dinero que encarecía las pólizas”, explicó Guillermo Constenla, presidente ejecutivo del INS.

Según el jerarca, el tema de la reparación de vehículos era “tierra de nadie”: “Se prestaba para todo; los talleres cobraban lo que les daba la gana”.

El sistema pasó por un proceso de ajustes tras varios cambios pedidos por la Superintendencia de Seguros (Sugese). Al comienzo, el programa no siempre garantizaba que el cliente adquiriera el mejor precio por un repuesto.

En la actualidad, el proceso puede hacerse en línea: desde la supervisión de un agente del INS hasta la elección de los repuestos y el costo del arreglo del vehículo, pues se genera un expediente virtual que permite seguir cada caso.

Ahorro. La reducción de costos en la institución también incluye las compras de servicios externos a terceros. En los últimos dos años, el INS consiguió disminuir su facturación a otras empresas, en términos reales.

Esto se logró cuando la entidad empezó a realizar tareas como la asistencia en carretera, con su filial Insurance Servicios, en vez de hacerlo con compañías privadas.

Sin embargo, el sindicato del INS ha cuestionado a la subsidiaria que contrata el personal a costo de mercado y no por medio de la convención colectiva.