Funcionarios argumentan falta de acción para atender irregularidades

Por: Aarón Sequeira 20 marzo, 2013

Ingenieros miembros de la Gerencia de Construcción de Vías y Puentes del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) presentaron una denuncia contra el ministro de Obras Públicas y Transportes, Pedro Castro, ante la Contraloría General de la República el 7 de marzo.

La nota, firmada por 16 ingenieros, un arquitecto y un funcionario más, reclama falta de acción oportuna sobre siete aspectos pendientes luego de la salida del anterior director ejecutivo, Carlos Acosta.

La denuncia fue dada a conocer ayer por la diputada que preside la comisión que investiga la trocha fronteriza, la libertaria Patricia Pérez, durante la comparecencia del jerarca del MOPT.

Castro, en compañía del actual director ejecutivo del Conavi, José Luis Salas, explicó las obras adjudicadas a la empresa Cacisa para concluir la segunda etapa de la ruta fronteriza 1856, a partir de junio.

Los ingenieros alegan que no se ha intervenido en la contratación de personal adicional por medio de organismos de inspección, ni se ven los casos de sobreprecio en acarreo de materiales ni la enmienda al cartel de conservación vial que generó diferencias con lo publicado en el cartel original.

En la nota, que un mes antes se había hecho de conocimiento de Castro, se piden acciones contra una estructura paralela que opera a través de seis unidades de ejecución adscritas a la dirección ejecutiva del Conavi.

En la nota también se reclaman declaraciones del ministro sobre problemas en el Consejo de Vialidad que, según los funcionarios, dejan en mal la institución.

“Ellos se dan por aludidos por consultas de los medios sobre lo que se debe hacer en Conavi. Me dicen que si no dejo de decir que hay problemas, que entonces van a denunciar”, dijo el jerarca del MOPT.

¿Cacisa cuestionada? El ministro y el director del Conavi explicaron a los diputados las razones para adjudicar el diseño de la segunda etapa de la trocha a la firma Cacisa.

Los diputados Walter Céspedes, de la Unidad Social Cristiana, y Manrique Oviedo, de Acción Ciudadana, cuestionaron esa selección. Castro coincidió en que “no es lo más conveniente”, pero adujo que fue la empresa con más méritos para la decisión.

José Manuel Sáenz, directivo de Cacisa, lamentó las declaraciones del ministro, y se preguntó las razones para que se les adjudique la obra si el propio ministro lo considera “inconveniente”.

“La adjudicación fue votada unánime en Conavi, donde él (Castro) forma parte”, dijo Sáenz.