17 mayo, 2013

Nueva York. EFE. Wall Street se tomó ayer una jornada de respiro, con descensos moderados, después de que un responsable de la Reserva Federal (FED) advirtió de que el flujo del dinero barato podría reducirse este mismo verano.

Los inversores y operadores tuvieron un día de calma, en lo que tuvieron que ver un par de datos macroeconómicos poco brillantes en Estados Unidos (solicitudes semanales de subsidios de desempleo e inicio de construcción de casas nuevas), lo cual permitió a los mercados recuperar un poco de oxígeno.

Aun así, había aumentos muy leves, pero el anuncio acerca de la FED llevó de las ganancias mínimas a unas pérdidas moderadas.

Etiquetado como: